miércoles, 30 de marzo de 2016

Vinculan al planeta X con las extinciones masivas en la Tierra


Las extinciones masivas periódicas en la Tierra, acreditadas en el registro fósil, podrían estar relacionadas con la presentida existencia de un noveno planeta en el Sistema Solar.

Daniel Whitmire, profesor retirado de Astrofísica y ahora en el Departamento de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Arkansas, ha publicado el hallazgo en Monthly Notices de la Royal Astronomical Society, de que el aún no descubierto “Planeta X” desencadena lluvias de cometas vinculadas a las extinciones masivas en la Tierra a intervalos de aproximadamente 27 millones de años.

Aunque los científicos han estado buscando el Planeta X durante 100 años, la posibilidad de que esto es real recibió un gran impulso recientemente, cuando los investigadores de Caltech dedujeron su existencia en base a anomalías orbitales observadas en los objetos del cinturón de Kuiper, una región en forma de disco de cometas y otros cuerpos más grandes más allá de Neptuno.

Si los investigadores de Caltech están en lo cierto, el Planeta X pesa aproximadamente 10 veces la masa de la Tierra y en la actualidad podría estar hasta 1.000 veces más distante del Sol que nuestro mundo.

Whitmire y su colega, John Matese, publicaron por primera vez la investigación sobre la conexión entre el Planeta X y las extinciones en masa en la revista Nature en 1985, mientras trabajaban como astrofísicos de la Universidad de Luisiana en Lafayette. Su trabajo fue presentado en un artículo de la revista Time en 1985 titulado “¿Mataron los cometas a los dinosaurios? Una Nueva teoría sobre extinciones en masa”.

En aquel momento había tres explicaciones propuestas para explicar las lluvias regulares de cometas: el planeta X, la existencia de una estrella hermana del sol, y las oscilaciones verticales del sol en su órbita alrededor de la galaxia. Las dos últimas ideas posteriormente se han descartado por ser incompatibles con el registro paleontológico. Sólo el Planeta X se mantuvo como una teoría viable, y ahora está ganando atención renovada.

La teoría de Whitemire y Matese es que a medida que el Planeta X gira alrededor del sol, su órbita inclinada gira lentamente y el Planeta X pasa a través del cinturón de Kuiper de cometas cada 27 millones de años, expulsando los cometas en el sistema solar interior. Los cometas desalojados no sólo chocan contra la Tierra, sino que también se desintegran en el interior del sistema solar a medida que se acercan al sol, reduciendo la cantidad de luz solar que llega a la Tierra.

En 1985, un vistazo al registro paleontológico apoyó la idea de lluvias de cometas regulares que se remontan 250 millones de años. Nuevas investigaciones muestran evidencia de que este tipo de eventos datan tan atrás como 500 millones de años.

Whitmire y Matese publicaron su propia estimación del tamaño y la órbita del Planeta X en su estudio original. Creyeron que sería entre una y cinco veces la masa de la Tierra, y alrededor de 100 veces más distante del sol, un número mucho menor que las estimaciones de Caltech.

Matese ya se ha retirado y ya no publica. Whitmire se retiró de la Universidad de Luisiana en Lafayette en 2012 y comenzó a enseñar en la Universidad de Arkansas en 2013. Whitmire dice lo que es realmente interesante es la posibilidad de que un planeta distante puede haber tenido una influencia significativa en la evolución de la vida en la Tierra.

“He sido parte de esta historia durante 30 años. Si alguna vez hay una respuesta definitiva, me encantaría escribir un libro sobre ella”, ha concluido.


Artículos relacionados:


Síguenos
Página Facebook
Twitter

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

martes, 29 de marzo de 2016

Hallan los fósiles de un 'Unicornio Siberiano'

El último unicornio siberiano murió hace sólo 29.000 años cuando se creía extinto hace 350.000.


Los unicornios han protagonizado cientos de relatos mitológicos, cuentos y fábulas. Y, aunque las propiedades mágicas que se le han atribuido en muchas de estas historias no están comprobadas, gracias a un reciente descubrimiento, dichos animales si pudieron haber existido, aunque no eran como los describen los relatos.

Además, estos mamíferos caminaron por la tierra hasta hace mucho menos de lo que se creía, pudiendo haber coincidido con la raza humana, ya que los científicos han encontrado el cráneo de un “unicornio siberiano” (Elasmotherium sibiricum) muy reciente, según publica el American Journal of Applied Sciences.

Según se informa, esta especie se creía extinta desde hace 350,000 años, sin embargo, el descubrimiento de los nuevos fósiles sitúan al animal a hace sólo 29,000 en Kazajistán.

Estos animales pertenecieron a la familia de los rinocerontes, con los que guardan un gran parecido, pero su cuerno frontal fue más largo y fino. Según los estudios, los unicornios alcanzarían los 2 metros de alto y 4.5 de largo, siendo más grande que los caballos, con los que son a veces comparados.

Pero, la pregunta en la mente de los investigadores es cómo este unicornio pudo vivir durante mucho más tiempo que sus congéneres. "Lo más probable es que el sur de Siberia occidental haya sido una especie de refugio donde esta especie de rinoceronte perseveró más tiempo en comparación con el resto de su gama", dijo un miembro del equipo, Andrei Shpanski.

El equipo espera que el hallazgo ayude a entender mejor cómo los factores ambientales juegan un papel en la extinción de una criatura, ya que parece que algunos ejemplares de esta especie puedan haber durado mucho más tiempo de lo que se pensaba anteriormente.


Otros artículos de interés:

Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

La Raza de los Pigmeos, Hiperbórea, y la Tierra Interna



De la misma manera en que Platón escribió acerca de la "mítica" Atlántida, un continente que se dice que una vez se encontró por encima del nivel del mar en el Atlántico, Heródoto escribió sobre el legendario continente hiperbóreo, el que dice que una vez existió en el extremo norte.

Imagen: A la izquierda se encuentra el mapa de Mercator (1595), el que no sólo representa lo que podría muy bien ser los restos de Hiperbórea, sino que también parece dar a entender que una raza de pigmeos una vez densamente pobló las regiones de Canadá y las regiones árticas, donde cuatro ríos se cruzan. En una de las grandes islas que aparecen en el centro de este mapa del Ártico, está claramente escrito sobre la leyenda:

"Pygmae hic habitant 4 ad summum pedes longi, quaemadmodum illi quos in Gronlandia Screlingers vocant.” 

Traducción: "Aquí viven los pigmeos, a lo mucho de 4 pies de altura, quienes son como los llamados Scraelings en Groenlandia."

¿Quiénes eran estas personas que se mencionan con una supuesta altura de apenas 4 pies, y de dónde vienen? En la parte posterior del mapa de Mercator una leyenda dice:

"Las aguas de estos 4 brazos del mar fueron tumbados hacia el abismo con tal violencia que ningún viento es lo suficientemente fuerte como para extraer los vasos de nuevo una vez que han entrado; el viento no es, sin embargo, nunca suficiente para activar los brazos de un molino de maíz."

Escrito en el mapa, Mercator explica que las aguas oceánicas se precipitan hacia adentro, hacia el centro, entre las islas, al polo, en el que se hunden profundamente en la tierra. A la derecha hay un detalle de la Carta Marina ("mapa del mar" en Latin), la que fue creada en Roma, y dibujada por el eclesiástico sueco Olaus Magnus en 1527-1539. Magnus describe a los pigmeos de Groenlandia de pequeña estatura, pero de grande corazón.

Plinio el Viejo nos dice que:

"Más allá de aquí, en la región montañosa más periférica, se nos habla de los hombres Tres-Span y Pigmeos, quienes no exceden los tres tramos, es decir, veinte y siete pulgadas de altura; el clima es saludable y siempre primaveral"

Suponiendo que los mitos son ciertos, ¿dónde están las entradas a la tierra interna, y que razas viven en el interior?


Dioses con Amnesia:
Mundos subterráneos de la Tierra Interna

Escrito por Robert Sepehr 

Robert Sepehr es un escritor, productor y antropólogo. Especializado en la lingüística, arqueología y la paleobiología. Un duro crítico de la teoría Fuera-de-África, Sepehr da argumentos difusionistas alternativos que a menudo implican a civilizaciones antediluvianas avanzadas, sociedades ocultistas secretas, mitología antigua, alquimia y astroteología.



Artículos relacionados:


Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

lunes, 28 de marzo de 2016

Recuperan una receta de Isaac Newton para obtener la piedra filosofal

La piedra filosofal es una sustancia mítica que, según los alquimistas, posee propiedades mágicas e incluso puede ayudar a los humanos a alcanzar la inmortalidad.


En uno de los manuscritos de alquimia de Isaac Newton, que data del siglo XVII, ha sido hallada su receta para obtener un material que sería el paso hacia la invención de la mítica piedra filosofal, reporta Live Science. La piedra filosofal está formada por una sustancia 'mágica' con la que, según creían los alquimistas, los metales podrían ser convertidos en oro y los humanos alcanzar la vida eterna.

El manuscrito, que durante décadas había permanecido en una colección privada, fue adquirido en febrero por Chemical Heritage Foundation (CHF, por sus siglas en inglés) en una subasta en Pasadena, estado de California (EE.UU.).

El documento contiene instrucciones para realizar el mercurio 'filosófico', substancia que sería uno de los pasos del proceso alquímico para obtener la piedra filosofal.

A estas instrucciones Newton las copió de un texto de otro alquimista: el estadounidense George Starkey. Aunque los historiadores no pueden asegurar si Newton llevó a cabo el experimento alquimista de Starkey, el investigador James Voelkel cree que probablemente sí lo hizo. De hecho, Newton tomó notas y corrigió un error en el texto original. En el dorso del manuscrito, el legendario físico también escribió uno de sus propios experimentos para la destilación de mineral de plomo.

"Este manuscrito es de gran interés para nosotros, ya que es parte de la actividad alquímica de Isaac Newton", destacó Voelkel. "Es una señal de sus lecturas, sus intereses y sus experimentos con la alquimia".





Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

jueves, 24 de marzo de 2016

Las personas puede absorber energía de otras personas como lo hacen las plantas

Muchas personas aseguran haber sentido cómo alguien les “roba” la energía o se sienten agotadas al estar en su presencia.


Un equipo de investigación biológica de la Universidad de Bielefeld ha hecho un descubrimiento asombroso: Las plantas pueden extraer una fuente alternativa de energía de otras plantas. Este hallazgo podría tener un impacto importante en el futuro de la bioenergía al proporcionar la evidencia de que la gente extrae, de la misma manera, energía de los demás, como una suerte de "vampiro psíquico".

El profesor Olaf Kruse y su equipo estudiaron una planta llamada Chlamydomonas reinhardtii, que no sólo lleva a cabo el proceso de fotosíntesis, sino también puede absorber energía de otras plantas para mantenerse activa. Los estudios apuntan a que nuestros cuerpos físicos son como esponjas, absorben lo que hay en el ambiente.

"Kruse cultivó algas microscópicas capaces de absorber energía de otros vegetales y de su alrededor cuando a ellas les falta. Según escribe en Nature. “Es la primera vez que este comportamiento se confirma en un organismo vegetal. Estas algas pueden digerir la celulosa contradiciendo todos los apuntes anteriores. En cierta medida, lo que estamos viendo son plantas que se alimentan de las plantas”.

Siguiendo una línea similar, la psicóloga, especialista en energía sanadora, Olivia Bader-Lee, asegura que cuando los estudios de energía avancen en los próximos años, se podrá ver que esto también ocurre entre las personas.

Las flores necesitan agua y luz para crecer y la gente no es diferente. Nuestros cuerpos físicos son como esponjas, absorbiendo del ambiente. “Esto explica -en su opinión- por qué hay ciertas personas que se sienten incómodas en grupos específicos donde hay una mezcla de energía y emociones”.

Algo parecido puede experimentarse cuando estamos en un entorno natural y podemos sentir cómo todo el cuerpo gana en vitalidad. Este contacto con la vegetación se ha perdido con el tiempo, sin embargo, puede recuperarse y las personas pueden encontrar formas nuevas de curarse unas a otras.


Artículos relacionados:

Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

lunes, 21 de marzo de 2016

Hallan los libros esotéricos y ocultistas del 'mago negro' de Hitler


El comandante Nazi Heinrich Himmler recolecto una increíble colección de 13,000 libros sobre ocultismo y hechicería, durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta colección ha sido descubierta en la República Checa. Gran parte de la élite Nazi estaba convencida que estos 'libros prohibidos' resguardaban en sus páginas el conocimiento que elevaba a la raza Aria por encima de las demás.

Los libros fueron encontrados en un depósito de la Biblioteca Nacional de la República Checa, al noreste de Praga, donde permanecieron escondidos desde la mitad del siglo pasado.

Biblioteca Nacional Checa









El masón e investigador noruego Bjørn Helge Horrisland declaró al periódico The Local que casi la mitad de los libros pertenecieron originalmente a la biblioteca de una orden masona de Oslo, y que fueron confiscados por los Nazis durante la ocupación del país.

En 1935, Heinrich Himmler fundó la H Sonderkommando, destinada a recolectar todo material sobre ocultismo, esoterimo y lo paranormal, como fuera posible.

La colección fue llamada en su momento la 'Biblioteca de las Brujas' debido a una teoría del líder Nazi que consideraba que la Iglesia católica había intentado destruir a la raza germana a través de la cacería de brujas.


El 'mago negro' del Tercer Reich también afirmaba que uno de sus ancestros había sido quemado en la hoguera acusado de brujería.

Ahora, será trabajo de los historiadores el analizar la enorme colección de libros. Asimismo, una productora noruega planea hacer un documental sobre el hallazgo.


Otros artículos de interés:


Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

martes, 15 de marzo de 2016

Los 6 objetos del cinturón de Kuiper que delatan al Planeta X

La excentricidad extrema de distantes objetos del Cinturón de Kuiper (KBO) podría indicar que se cruzaron con un planeta masivo en el pasado, el supuesto planeta 9 del Sistema Solar.


Es la conclusión de un equipo del Lunar and Planetary Laboratory de la Universidad de Arizona, que ha investigado las crecientes evidencias de que el Sistema Solar tenga un noveno planeta hasta ahiora desconocido en sus confines.

Desde hace algún tiempo, se ha entendido que hay algunos objetos del Cinturón de Kuiper conocidos porque su dinámica es diferente. Mientras la mayoría son controlados de manera significativa por la gravedad de los planetas gigantes de gas en sus órbitas actuales, particular Neptuno, ciertos miembros de la población del disco disperso del cinturón de Kuiper tienen órbitas inusualmente poco distantes entre sí.

Cuando Konstantyn Batygin y Michael E. Brown, del Caltech, presentaron el 20 de enero sus conclusiones favorables a la existencia del planeta 9, indicaron que estos objetos parecían estar muy agrupados con respecto a sus posiciones de perihelio y planos orbitales. Lo que es más, su cálculo mostró que las probabilidades de que esto fuese una casualidad eran extremadamente bajos (del 0,007%).

En cambio, teorizaron que un planeta excéntrico distante que era responsable del mantenimiento de las órbitas de estos objetos. Para ello, el planeta en cuestión tendría que ser más de diez veces más masivo que la Tierra, y una órbita que estaba más o menos en el mismo plano (pero con un perihelio orientado a 180 ° con respecto a las de los objetos del cinturón de Kuiper).


En un estudio titulado 'Coralling a distant planet with extreme resonant Kuiper belt objects', el equipo de investigación de la Universidad de Arizona - que incluía el profesor Renu Malhotra, la doctora Kathryn Volk, y Xianyu Wang - miraba las cosas desde otro ángulo. Si, de hecho, Planeta 9 estaba cruzando caminos con ciertos objetos de Kuiper de alta excentricidad, razonaron, era una buena apuesta que su órbita estuviera en resonancia con estos objetos.

Pequeños cuerpos son expulsados del sistema solar todo el tiempo debido a los encuentros con objetos más grandes que perturban sus órbitas. Con el fin de evitar ser expulsados, los cuerpos más pequeños necesitan ser protegidos por resonancias orbitales. Aunque los objetos más pequeños y más grandes pueden pasar dentro de la trayectoria orbital de los demás, nunca están lo suficientemente cerca para ser capaces de ejercer una influencia significativa entre sí.

Así es como Plutón ha seguido siendo parte del sistema solar, a pesar de tener una órbita excéntrica que cruza periódicamente la trayectoria de Neptuno. Aunque Neptuno y Plutón se cruzan, nunca están suficientemente cerca uno del otro para que la influencia de Neptuno oblige al otro planeta a salir de nuestro sistema solar. Usando este mismo razonamiento, planetaron la hipótesis de que los objetos examinados por Batygin y Brown podrían estar en una resonancia orbital con el Planeta 9.

Después de examinar los períodos orbitales de seis objetos del cinturón de Kuiper - Sedna, 2010 GB174 2004 VN112, 2012 VP113 y 2013 GP136 - llegaron a la conclusión de que un hipotético planeta con un período orbital de unos 17.117 años (o un semieje mayor de aproximadamente 665 UA), tendría las proporciones necesarias de influir sobre estos cuatro objetos. Esto correspondería a los parámetros estimados por Batygin y Brown para el período orbital del planeta (10.000 - 20.000 años).


Artículos relacionados:

Síguenos
Página Facebook
Twitter

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu