viernes, 29 de enero de 2016

Tablillas babilonias revelan el uso de la geometría para estudiar los planetas

Para estudiar el universo, los babilonios utilizaron cálculos geométricos mucho antes de lo que se estimaba.


Los antiguos babilonios eran capaces de predecir la posición de los cuerpos celestes utilizando una avanzada técnica geométrica, que recién sería 'inventada' en Oxford y París en el siglo XIV, según lo indican las tablillas escritas en cuneiforme recientemente descifradas.

Se trata del ejemplo más antiguo conocido para calcular la posición futura de un objeto en el espacio-tiempo. En particular los sacerdotes babilonios se centraban en el movimiento irregular de Júpiter, según Mathieu Ossendrijver, profesor de historia de la Universidad Humboldt de Berlín, citado por el portal Science.

Las tablillas mencionadas en su estudio y que datan de entre los años 350 y 50 antes de Cristo, describen dos intervalos después de la aparición de Júpiter sobre el horizonte, proyectando la posición que ocuparía el planeta en 60 y 120 días.

De las tablillas de barro se desprende de ese modo que los babilonios se valieron de la geometría para medir la posición espacio-temporal de Júpiter, según sostiene la investigación 'La formación y transformación del espacio y el conocimiento en las culturas antiguas'.

Estos textos contienen cálculos geométricos basados en lo que se conoce como "área trapezoidal", lo que descarta la creencia anterior de que los babilonios solamente operaban con aritmética, es decir, de forma mucho menos compleja.


Otros artículos de interés:



Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

miércoles, 20 de enero de 2016

Hallan la prueba definitiva de la existencia del Planeta X

Un planeta helado gigante más allá de Plutón ha sido apodado 'perturbador masivo'.


Los astrónomos del Instituto de Tecnología de California han anunciado este miércoles que han encontrado una nueva prueba de la existencia de un planeta helado gigante situado en un extremo de nuestro sistema solar más allá de la órbita de Plutón. Desde el Instituto se le llama ya 'Planeta Nueve'.

En un estudio publicado en la revista 'Astronomical Journal', los científicos detallan que el planeta tiene entre cinco y diez veces más masa que la Tierra.

Si el 'Planeta Nueve' existe, tiene un tamaño importante. Su masa estimada apunta que tiene alrededor de dos a cuatro veces el diámetro de la Tierra, lo que lo sitúa en el quinto lugar en la lista de planetas más grandes de nuestro sistema solar después de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Los autores de la investigación, los astrónomos Michael Brown y Konstantin Batýgin, no han observado el planeta directamente. Han deducido su existencia a partir del movimiento de los planetas enanos recientemente descubiertos y otros pequeños objetos situados en el sistema solar exterior.

Esos cuerpos más pequeños tienen órbitas que parecen estar influenciadas por la gravedad de un planeta oculto: un "perturbador masivo", afirman los expertos. Los astrónomos sugieren que el planeta podría haber sido arrojado al espacio hace mucho tiempo por la fuerza gravitacional de Júpiter o Saturno.

"Están buscando a este planeta telescopios de al menos dos continentes", escribe 'The Washington Post'. El diario estadounidense agrega que el nuevo planeta se encuentra 20 veces más lejos que el octavo, Neptuno.





Artículos relacionados:

Síguenos
Página Facebook
Twitter

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

martes, 19 de enero de 2016

La cueva más grande del mundo tiene su propio río, selva y clima

La cueva más grande del mundo se encuentra en Vietnam, se mantuvo oculta en la profundidad de los bosques del Parque Nacional Phong Nha Ke Bang hasta 1991.


La historia de la Cueva Son Doong dice: “El granjero local Ho Khanh caminaba por un frondoso tramo en el corazón del parque nacional, un lugar por el que había pasado muchas veces antes, por lo que no iba prestando mucha atención al ambiente que lo rodeaba. Pero de repente el suelo de la selva se abrió bajo sus pies. Cuando logró recuperarse de la impresión, miró hacia el enorme abismo que había aparecido entre la densa vegetación y vio la profunda caída frente a él. Por pura casualidad -y suerte- descubrió una entrada que permaneció oculta durante millones de años a la cueva más enorme del mundo (cinco veces más grande que la registrada hasta ese momento)”.


En un mundo donde quedan tan pocos senderos sin descubrir, es difícil imaginar a un laberinto que no hubiese sido penetrado por el hombre hasta los años 90′. Pero cuevas de ese tamaño, en cualquier parte del mundo, usualmente tienen algún tipo de ermita dentro. Pero Son Doong no tiene ninguna. Tampoco tiene estatuas o pinturas prehistóricas grabadas en las paredes. Nada.

Sin embargo, esto no quiere decir que no sea una obra de arte que te deje con la boca abierta…


No fue hasta unas dos décadas después de que el granjero descubriera la cueva, que el resto del mundo supo de ella cuando un grupo de científicos la exploró por primera vez el 2009: “El gran precipicio para descender, junto al fuerte silbido del viento y los rugidos de la corriente del río que se escuchaban desde la entrada, habían impedido a la gente del lugar entrar a la cueva anteriormente”.


Son Doong fue nombrada con las palabras vietnamitas para “río de montaña”, ya que en su interior cuenta con su propio gran río torrentoso. También tiene su propia selva -que los exploradores llamaron “Jardín del Edam”- y algunas de las estalagmitas más altas del mundo (70 metros de altura).


Los exploradores Howard y Deb Limbert se demoraron un año en alcanzar el fin del túnel de la cueva, luego de que su progreso se viese detenido por una gran pared de 60 metros de altura, también conocida como “La Gran Muralla de Vietnam”. Al otro lado del muro, encontraron una extensión de perlas de cueva del tamaño de pelotas de baseball. ¡Enormes!


Están formadas por una concreción de sales de calcio pulidas por el agua en movimiento.


Se cree que la cueva se formó hace más de dos millones de años atrás. Tras todo esos años, no debería ser una sorpresa que este escondido “otro mundo” haya tenido el tiempo de desarrollar su propio clima. Una extensa presencia de carbonato de calcio entrega evidencia de que la cueva ha producido sus propias nubes de lluvia, y ha experimentado años húmedos y secos a través del tiempo.


En 2013, el primer grupo de turistas aventureros que exploró la cueva, lo hizo a través de un tour guiado que costó US$ 3 mil por persona.



Otros artículos de interés:



Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

miércoles, 13 de enero de 2016

La Barba, Símbolo de Divinidad


Si te fijas en las imágenes o esculturas de los primeros periodos del antiguo Egipto, te darás cuenta de que los faraones son representados a menudo con barbas largas y estrechas. Estas barbas eran artificiales y no funcionaban como un simple estilo de moda, sino más bien como una prueba de alto rango social - esencialmente de la realeza. Aunque los antiguos hombres egipcios simplemente podrían haber crecido fácilmente barbas auténticas, optaron en cambio por el cabello artificial, probablemente debido a la preocupación por la higiene (también se afeitaban la cabeza y las cejas). Las barbas estaban asociadas con los dioses. Los faraones, independientemente de su género (la reina Hatshepsut es representada llevando una barba postiza), llevaban las barbas para este exacto propósito. Por lo general eran trenzadas de manera apretada, usando el pelo de las cabras, a menudo teñidas con henna (rojiza) y, a veces con hilos de oro entrelazados - un estilo que se pensaba ser especialmente divino.

Los antiguos griegos consideraban la barba como una insignia o signo de virilidad; en las epopeyas homéricas estas casi tenían importancia santificada, solamente se afeitaban como señal de luto. Zeus y Poseidón siempre son retratados con barbas. En la antigüedad Greco-Romana, la barba fue vista como la característica definitoria del filósofo.

Entre los Celtas gaélicos de Escocia e Irlanda, los hombres solían dejar que su vello facial creciera en una barba completa, y era a menudo visto como deshonroso aquel hombre gaélico que no tuviera vello facial. En la Europa de la Edad Media, la barba representada la virilidad y el honor de un caballero.

La mayoría de los emperadores de China de la dinastía Ming (1368-1644) aparecen con barbas o bigotes en retratos.

El Zohar, una de las principales fuentes de la Cabalá (misticismo judío), atribuye la santidad a la barba, especificando que los pelos de la barba simbolizan canales de energía santa subconsciente que fluye desde arriba hacia el alma humana. Por lo tanto, la mayoría de los judíos jasídicos, para quienes la Cábala juega un papel importante en sus prácticas religiosas, tradicionalmente no se rasuran, o recortan la barba.

Los antiguos iraníes eran aficionados a las barbas largas, y casi todos los reyes iraníes (arios) tenían una barba. Los hombres en la época aqueménida llevaban largas barbas, algunos guerreros adornaban la suya con joyerías. Esta noble atribución a la barba se ve en todas las civilizaciones (sin excepción) de Mesopotamia (sumerios, asirios, babilonios, caldeos y medianas).


Escrito por Robert Sepehr

Robert Sepehr es un escritor estadounidense, productor y antropólogo físico. Se especializa en la lingüística, arqueología y paleobiología homínida. Un duro crítico de la teoría Fuera de África, Sepehr a menudo da argumentos difusionistas alternativos que implican a civilizaciones antediluvianas avanzadas, sociedades ocultistas secretas, mitología antigua, alquimia y astroteología.







Otros artículos de interés:



Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

martes, 12 de enero de 2016

La Energía Vital, Chi, Prana, Vril


Orgón es la fuerza de la vida universal, el bloque de construcción básico de toda la materia orgánica e inorgánica, y es estrechamente relacionado con la sexualidad (el término en sí comparte la raíz de la palabra orgasmo). Acuñado por el Dr. Wilhelm Reich, Orgón fue visto como algo carente de masa, una sustancia omnipresente, similar al éter luminoso, y llamado por los grandes místicos y filósofos Chi, Prana o Vril.

La creencia en la existencia de estados sutiles, etéricos de la materia fue compartida por Helena P. Blavatsky, fundadora de la Teosofía. Ella escribe: "La ciencia oculta reconoce siete elementos cósmicos – cuatro enteramente físicos, y el quinto (éter) semi-material. Estos siete elementos con sus innumerables sub-elementos (mucho más numerosos que los conocidos por la ciencia) son modificaciones simplemente condicionales y aspectos del UNO y único Elemento".

El libro de Edward Bulwer-Lytton, The Coming Race (1871), describe una civilización avanzada que habitaba debajo de la superficie y una forma de energía misteriosa llamada "Vril". El recurrente tributo de Blavatsky a Bulwer-Lytton y la fuerza Vril ha ejercido una influencia duradera en otros autores esotéricos y grupos ocultistas.

La Sociedad de Vril Alemana, formada antes de la 2 ª Guerra Mundial, se dedicaba al estudio y la práctica de la metafísica, llevando a cabo en secreto la investigación de los fenómenos psíquicos y la energía universal (Vril). Los miembros de esta sociedad secreta, la que incluía algunos de los que más tarde se convertirían en miembros notables del partido NAZI, también avanzaron la idea de una civilización subterránea gobernada por un antigua raza que había dominado el Vril. Esta disidente civilización Aria, se decía que había sobrevivido a los cataclismos antediluvianos que terminaron el Pleistoceno (edad de hielo) y continuó prosperando bajo la superficie de la tierra (ver Agartha), pasando sus secretos guardados a través de la iniciación en la escuelas de misterios sagrados, y ahora monopolizada por la élite mundial.



Escrito por Robert Sepehr

Robert Sepehr es un escritor estadounidense, productor y antropólogo físico. Se especializa en la lingüística, arqueología y paleobiología homínida. Un duro crítico de la teoría Fuera de África, Sepehr a menudo da argumentos difusionistas alternativos que implican a civilizaciones antediluvianas avanzadas, sociedades ocultistas secretas, mitología antigua, alquimia y astroteología.







Artículos relacionados:



Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

sábado, 9 de enero de 2016

Archivos desclasificados del FBI revelan que Hitler fingió su muerte y huyó a las Islas Canarias

Esta sorprendente revelación además pone en duda la versión de EE.UU., que sería "una mentira".


El líder de la Alemania nazi Adolf Hitler y su amante Eva Braun no se suicidaron en su búnker como se creía anteriormente, sino que huyeron a las soleadas Islas Canarias, España, afirma un grupo de investigadores según información del portal británico 'The Mirror'.

Tras estudiar decenas de archivos del FBI recientemente desclasificados, los expertos llegaron a la sorprendente conclusión de que Hitler fingió su propia muerte. "La narrativa que el Gobierno (de EE.UU.) nos da es una mentira si nos fijamos en los archivos", asegura Bob Baer, un agente veterano de la CIA.

"Lo que estamos haciendo es volver a examinar la historia, la historia que pensamos se resolvió con la muerte de Hitler en el búnker, pero no tenemos ninguna prueba de esta versión", agregó.

Uno de los documentos desclasificados señala: "los oficiales del Ejército estadounidense en Alemania no han localizado el cuerpo de Hitler y no hay ninguna fuente fiable que certifique su muerte".

Por su parte, el exinvestigador de crímenes de guerra de la ONU John Cencich, sugiere que el dictador nazi pasó un tiempo en las Islas Canarias, en Tenerife, antes de trasladarse finalmente a Argentina.

Entre las pruebas descubiertas que corroboran esta nueva versión, los investigadores encontraron que el cuerpo de Hitler encontrado por las tropas soviéticas era unos 12 centímetros más pequeño que su estatura real, mientras que en el cráneo el agujero de la bala también era menor de lo que debería de haber sido.

"Lo que sí sabemos, de pruebas, es que Hitler y Braun tenían dobles, con los que podían haber montado una perfecta escena del crimen", dijo Cencich. Además el estudio reveló la existencia de una red de túneles que ofrecían una vía de escape hasta el aeropuerto de Tempelhof en Berlín, desde donde podría haber escapado a España.


Artículos relacionados:



Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu