lunes, 7 de abril de 2014

Los Anunnaki y la Mitología Sumeria


Los Anunnaki son el grupo principal de las deidades de las culturas de la antigua Mesopotamia (es decir, sumerios, acadios, asirios y babilonios). El nombre significa algo en el sentido de "los de sangre real" o "descendencia principesca", y también se ha interpretado como "los que desde el cielo a la tierra vinieron".

Según el The Oxford Companion a World Mythology, los Anunnaki:

"son las deidades sumerias de la antigua línea primordial; deidades de la fertilidad, asociadas eventualmente con el inframundo, donde se convirtieron en jueces. Ellos tomaron su nombre del antiguo dios del cielo Anu".

Su relación con el grupo de los dioses conocidos como los Igigi no es siempre clara - a veces los nombres se utilizan como sinónimos, pero en el mito de la inundación Atra-Hasis, los Igigi son la sexta generación de los dioses que tienen que trabajar para los Anunnaki, rebelándose después de 40 días y remplazados por la creación de los seres humanos.

El Enuma Elish (también conocido como Las Siete Tablillas de la Creación) es el mito de la creación de Mesopotamia, cuyo título se deriva de las primeras líneas de la pieza, 'Cuando en lo Alto'. En su Epica de la Creación, dice que hay 300 lgigu del cielo.

Cuando los Anunnaki aparecen en el mito babilónico de la creación, Enuma Elish (versión tardía del acrecentamiento de Marduk), después de la creación de la humanidad, Marduk divide a los Anunnaki y los asigna a sus estaciones apropiadas, en el cielo y en la tierra.

Los Anunnaki son mencionados en la Epopeya de Gilgamesh cuando Utnapishtim cuenta la historia de la inundación, el que comparte muchas similitudes con el diluvio de Noé en la Biblia. En el relato sumerio, los siete jueces del inframundo son llamados los Annunaki, estos prenden la tierra en llamas, mientras la tormenta se acerca.

Según, en un más tarde mito asirio y babilónico, los Anunnaki eran los hijos de los dioses Anu y Ki, hermano y hermana, ellos mismos siendo los hijos de Anshar y Kishar (Pivote Cielo y Pivote Tierra, los polos celestes), que a su vez eran los hijos de Lahamu y Lahmu ("los fangosos"), nombres dados a los guardianes del templo Abzu (Casa de las Aguas Lejanas) en Eridu, el sitio en el que se pensaba que la creación había ocurrido.

En su libro, El Código Cósmico, el autor Zecharia Sitchin escribe:


"Los Sumerios dijeron que, hubo un tiempo, cuando el hombre civilizado aún no estaba en la Tierra, cuando los animales eran sólo salvajes e indomesticados y las cosechas aún no eran cultivadas. En ese momento hace mucho tiempo llegaron a la Tierra un grupo de cincuenta Anunnaki.



Dirigidos por un líder llamado E.A. (su significado "Cuyo hogar es el agua") ellos partieron de su planeta de origen NIBIRU y, llegando a la Tierra, chapotearon en las aguas del Golfo Pérsico... El tiempo: hace 445,000 años atrás." (pág. 42)


La historia, una de las más antiguas, si no la más antigua del mundo, se refiere al nacimiento de los dioses, la creación del universo y de los seres humanos. En la epopeya, Ea crea a Lullu, el primer hombre, para ser de ayuda a los dioses en su eterna tarea de mantener el orden y el caos a raya. A como el poema lo expresa, "Ea creó a la humanidad / A quien impuso al servicio de los dioses, y dejando a los dioses libres". Después de esto, Marduk "arregló  la organización del inframundo" y distribuyó a los dioses a sus estaciones designadas.. El poema termina con una larga alabanza a Marduk por sus logros.

Se dice que una de las razones por las que vinieron a la tierra en el primer lugar, fue para obtener oro. Una compleja operación minera fue iniciada, lo que más tarde, después de las rebeliones, requirió esclavos híbridos humanos como mano de obra.

Debido a que su planeta Nibiru va más allá lejos al espacio, estos seres se encuentran en la oscuridad y la miseria la mayor parte del tiempo; cuando se acercan al sol, estos de nuevo se deleitan en visitar nuestro planeta Tierra con la esencia femenina de la Diosa tan vibrante y viva en ella.

Existe evidencia de estas visitas, incluyendo los encuentros sexuales y descendencia híbrida, en toda la historia antigua, sobre todo en la cultura Sumeria.

Está escrito que cuando los Anunnaki visitan nuestro planeta, ellos interfieren con sus ritmos naturales y la naturaleza. Siendo ellos tecnológicamente más avanzados, con una expectativa de vida mucho más larga, se dice que nos han manipulado genéticamente en el pasado distante, y nos consideran como sus trabajadores domésticos o esclavos para sus minas de oro, y para facilitar de sus vidas.

Hay una parte en el Génesis de los Reyes del Grial, escrito por Laurence Gardner, el que retrata el papel Anunnaki en la historia de la humanidad como la de padres y maestros:

"los Sumerios creían que su principal objetivo en la vida era servir a los Anunnaki, proporcionándoles comida, bebida, y habitación. A cambio, ellos fueron educados, entrenados en habilidades sociales, y asuntos académicos, y los productos de este entrenamiento son abundantemente claros por sus escritos". (pág. 102)


Publicado por Atlantean Gardens


Otros artículos de interés:

No hay comentarios:

Publicar un comentario