martes, 15 de abril de 2014

Antiguas Momias Persas descubiertas en el Círculo Polar Ártico


Los arqueólogos han reanudado las excavaciones en Zeleniy Yar, un sitio remoto cerca del Círculo Ártico, conocido por los pueblos indígenas Nénets como "el fin de la tierra". Este mismo sitio ya ha revelado casi una docena de misteriosas momias rubias y pelirrojas, quienes parecen ser ajenas a la región, y cuyos objetos remontan a la antigua Persia, cerca de 6,000 kilómetros de distancia. Los científicos están llevando a cabo pruebas genéticas para determinar el origen de las momias, y descubrir los secretos de esta misteriosa civilización Aria.

Durante la última década los arqueólogos Rusos descubrieron 34 tumbas poco profundas y 11 cadáveres momificados, en lo que parece ser una necrópolis que data a 800 años. Sin embargo, las excavaciones se interrumpieron debido a los lugareños que viven en la península de Yamal, los que argumentaron que el trabajo estaba inquietando las almas de sus antepasados, una petición que ha sido ignorada por el actual equipo de investigadores, encabezado por Alexander Pilipenko, investigador del Instituto de Citología y Genética, parte de la Rama Siberiana de la Academia de Ciencias de Rusia.

El hallazgo fue extremadamente raro – las momias se encontraron en un buen estado de conservación, al parecer accidental, y vistiendo máscaras de cobre. Siete hombres adultos, tres bebés de sexo masculino, y una niña fueron descubiertos, enterrados entre un cúmulo de joyas y otros artefactos. Sus cráneos están rotos o desaparecidos, mientras que los esqueletos fueron destrozados. Cinco momias están cubiertas de cobre, así como con pieles de reno, castor, glotón, u oso.

Una de las momias es un hombre pelirrojo, protegido desde el pecho hasta el pie por placas de cobre. En su lugar de descanso, habia un hacha de hierro, pieles, y una hebilla para la cabeza de bronce representando a un oso.

Los investigadores creen que la momificación de los cuerpos no fue intencional, sino causada por una combinación de el cobre, lo que impidió la oxidación de los restos, y el chapuzón en las temperaturas de los siglos después de que el grupo fue enterrado.

"En ninguna parte del mundo hay tantos restos momificados encontrados fuera del permafrost o los pantanos", dijo Natalia Fyodorova, de la Academia de Ciencias de Rusia.

Fyodorova también cree que la condición y la orientación de los restos, reflejan algún tipo de ritual religioso. Sugirió que el aplastamiento de los cráneos se pudo haber hecho poco después de la muerte "para rendir protección contra hechizos misteriosos que se creían emanar de los difuntos".

Los pies de los fallecidos también están todos apuntando hacia el cercano río Gorny Poluy, el que se considera que tiene un significado religioso.

Sin embargo, este tipo de rituales funerarios son desconocidos para los expertos, no es típico de otros en la región, lo que sugiere que las momias pertenecen a una raza extranjera de gente, posiblemente, los míticos Arios.

De hecho, los artefactos sugieren esta posibilidad. Algunos de los elementos encontrados en el sitio, incluyendo cuencos de bronce, se originaron en Persia –unas 3,700 millas (6000 kilometros) al sur-oeste–, y que data a los siglos 10 y 11. El descubrimiento se suma a la evidencia de que Siberia no era un baldío aislado, sino una encrucijada del comercio internacional y la diversidad cultural.



Publicado por: Atlantean Gardens



Otros artículos de interés:


Síguenos

No hay comentarios:

Publicar un comentario