lunes, 27 de enero de 2014

No Atlantis, pero significativo - buzos Suecos encuentran reliquias de 11,000 años de antigüedad

Unos buzos Suecos han hecho un descubrimiento único y raro en el Mar Báltico - artefactos de la edad de piedra dejados por los nómadas Suecos que datan a 11,000 años de antigüedad. 



Algunos medios de comunicación lo están denominando como 'La Atlántida Sueca' y como 'el asentamiento más antiguo de Suecia'.

Sin embargo, algunos datos deben ponerse derechos. En primer lugar, este descubrimiento no es comparable ni siquiera un poco a la descripción de la Atlántida. En segundo lugar, no refleja una ciudad, pueblo o aldea.

Pero todavía podemos entusiasmarnos con este descubrimiento, ya que estos son artefactos muy antiguos, que pueden arrojar luz sobre cómo los cazadores-recolectores de la región vivieron una vez.

Björn Nilsson, profesor de arqueología en la Universidad de Södertörn, y su equipo, se les ha dado los recursos por parte del Consejo Nacional del Patrimonio de Suecia para llevar a cabo una excavación de tres años por debajo de la superficie del agua en Hanö, una bahía de la costa del condado de Skåne.

Mientras que las excavaciones están todavía en curso, hasta el momento, se han descubierto una serie de restos que se cree que han sido desechados en el agua por los Suecos en la Edad de Piedra, los objetos que se han conservado gracias a la falta de oxígeno y la abundancia de sedimentos gyttja, estos son unos sedimentos ricos en materia orgánica en el fondo de un lago eutrófico. Es muy raro encontrar pruebas de la edad de piedra de manera intacta.

Enterrados a 16 metros debajo de la superficie, Nilsson descubrió madera, herramientas de piedra, cuernos de animales y cuerdas. Entre los objetos encontrados más destacados se encuentran un arpón hecho de un hueso de animal, y los huesos de un animal antiguo llamado uro, el antepasado del ganado doméstico, el último de los cuales se extinguió a principios de 1600.

"Hay madera, astas y otros implementos que fueron arrojados allí", dijo Nilsson. "Hace alrededor de 11,000 años había una acumulación en la zona, una laguna o algo así... y todas los pedazos de árboles y huesos se conservan en ella. Si el asentamiento estuviera en tierra firme, sólo tendríamos los objetos de base de piedra, nada orgánico".

Sin embargo, a diferencia de las historias de la Atlántida, los restos no provienen de una gran ciudad o incluso un pueblo, porque el pueblo era nómada en el momento.

Los arqueólogos continúan las excavaciones, y ahora están particularmente interesados ​​en ver si existe también un antiguo cementerio en la región.

Artículos relacionados:
Geólogos descubren antiguo paisaje bajo el Océano Atlántico
Pirámide submarina encontrada cerca de las Islas Azores asociada con la Atlántida
La Atlántida y Creta: un matrimonio infeliz

Síguenos
Página Facebook
Twitter

sábado, 25 de enero de 2014

¿Estructura alienígena o base lunar humana en la Luna?


¿Existe una nave alienígena sobre la polvorienta superficie lunar, o será acaso una base ultrasecreta ocupada por humanos? La especulación se abrió camino ante estas controvertidas imágenes que parecen mostrar una estructura artificial en la superficie de nuestro satélite.



La extraña estructura en forma triangular tiene una hilera de siete puntos luminosos a lo largo de sus lados. Fue descubierta en el visor de Google Moon en las coordenadas 22°42’38.46″N  y 142°34’44.52″E, por el investigador paranormal WowForReeel y puesta en un video en youtube.

Las imágenes de la anomalía en algunos sitios web han sido comparadas a una base lunar alienígena.

También hay teorías que se trata de una nave espacial extraterrestre situada bajo el polvo de la luna o incluso una base secreta lunar ocupada por seres humanos.

Si lo miramos desde un punto de vista muy escéptico, la única explicación posible sería una caprichosa pareidolia, un juego de luces y sombras en combinación con la pérdida de resolución que se produce en el zoom de la imagen. Y aún así, esta estructura quizás es demasiado explícita como para caer en ese campo de ilusiones ópticas.

La forma regular y posicionamiento de los puntos luminosos sobre la estructura forman una esquina angular perfecta que parece responder a un diseño inteligente.

“¿Será un extraño cráter o se trata de otra cosa? Está realmente ahí, no es una falsificación, y no tengo idea de lo que pueda ser. No encontré nada similar en otros cráteres”, dijo el usuario autor del inusual hallazgo.

Según el sitio web Tech y Gadget News: "la gigantesca forma actualmente se asemeja a una nave triangular, parecida a la tecnología de las naves supersecretas Stealth, aunque, es mucho más grande que cualquier avión jamás construido en la Tierra".

"Hasta la fecha no se ha descubierto otra forma en la Luna, o en otro planeta, que se iguale a estas características". 

“La anomalía es tan grande que es posible que realmente se trate de una especie de base para el almacenamiento y el lanzamiento de la naves espaciales extraterrestres.”

El mismo usuario de YouTube también afirma haber hallado una estructura similar en la Tierra, escondida bajo el  hielo de la Antártida.

"También es una forma triangular, con una medida de 125 por 90 metros".



Artículos relacionados:
Ex trabajador de la NASA: Ciudades extraterrestres existen en la Luna

Síguenos

martes, 21 de enero de 2014

Valiant Thor, un habitante de Venus en el Pentágono

“Cuando le pregunté de dónde era, respondió:” Yo soy del planeta que se llama Venus. Le pregunté cuántos visitantes de Venus actualmente estaban en la tierra y dijo: “Actualmente hay setenta y siete de nosotros caminando en medio de vosotros en los Estados Unidos. Estamos constantemente yendo y viniendo.”


Jill, Donn, Valiant 

Extractos del libro Extraño en el Pentágono, por el Dr. Frank Stranges, 1967.

La Primera Reunión

16 de marzo de 1957, en Alexandria, Virginia, uno de los mejores líderes del planeta Venus, que opera bajo la dirección de la Central de Control y que había sido elegido para hacer el contacto, así como dirigir el proyecto, aterrizó su nave y se reunió con dos agentes de policía, las armas desenfundadas.

Una transferencia de pensamiento rápidamente los convenció de que él no pretendía hacer daño y lo introdujeron en el asiento trasero de su coche patrulla. Después de cruzar Washington, DC, fueron recibidos por el secretario de Defensa, junto con seis de los miembros de su personal. Pronto la policía de cada distrito concebible y la agencia se habían unido en todo tratando de reclamar su derecho a acompañarlo al presidente Dwight D. Eisenhower.

A través de su propia versión del poder del pensamiento positivo, él fue capaz de despedir a todos y pronto pasó a través de los puestos de seguridad seguido por un capitán de la Fuerza Aérea.

Mientras tanto, su presencia en la zona había lanzado a todos en un dilema. La introducción que ocupó desde el Consejo Superior les preocupó porque, aunque no está escrito en cualquier lenguaje terrenal, sus mentes les dio poder de traducir correctamente el mensaje inscrito.

De repente la puerta se abrió y seis guardias armados condujeron a Val a lo que parecía ser un ascensor. Pasó rápidamente a la parte inferior. La seguridad máxima estaba en el lugar. Después de transferir a un tren subterraneo, se apresuraron hacia la Casa Blanca. Seis funcionarios, seis guardias armados y tres hombres del servicio secreto le acompañaron a la oficina del presidente Eisenhower.

Desde detrás del escritorio, el Presidente se levantó mientras que los hombres del servicio secreto se mantenían nerviosos e inquietso. Al tiempo que extendía su mano para estrechar la del presidente, los hombres del servicio secreto sacaron sus revólveres y apuntaron a Val. Tras cabeceo del presidente, bajaron renuente sus armas.

De pie frente a su escritorio, el Presidente dijo:

“Por supuesto, usted sabrá que se han suspendido todas las reglas de protocolo. Tengo una buena sensación hacia usted. Por favor, señor, ¿cuál es su nombre? ¿Y de dónde viene?”

“Yo vengo del planeta al que la Biblia llama estrella de la mañana y del atardecer.”

“¿Venus?”

“Sí, señor.”

“¿Puedes probar esto?”, le preguntó.

“¿Qué es lo que constituye una prueba?”

Él rápidamente respondió: “No sé”.

“¿Quieres venir conmigo a mi nave?”

Él respondió con una mirada burlona y dijo:

“Amigo, no puedo entrar y salir cuando yo quiera. Hay otros asuntos que deben considerarse. Hay comités que consultar y las medidas de seguridad deben ser respetadas. Por favor, pase algún tiempo con nosotros… Vamos a conocernos mejor… aprender más uno acerca del otro… y tal vez pronto, muy pronto, bueno… ya veremos.“

Richard Nixon

En ese momento, otro señor se precipitó en la habitación. Que resultó ser el vicepresidente Richard Nixon.

Él apreció en Val a un ser muy fino, agudo, con los ojos fijos y una aptitud sorprendente hacia la velocidad y habilidad.

“Mi nombre es Valiant”, dijo mientras el vicepresidente extendía la mano sin dudarlo.

“Seguro que habéis causado un gran revuelo….”

El Vicepresidente sonrió mientras seguía:

“Por supuesto, no estamos totalmente convencidos de nada todavía. Pero basta decir que se está revisando y con doble control todo lo que dice y hace. Cuando el sargento Young de Alejandría nos avisó por radio y afirmó que acababa de aterrizar en un platillo volador, lo que pensábamos”, continuó, “fue que el sargento Young estaba flipando. Diga, ¿estaba usted adentro de la aleta del ovni sobre Washington? Sin duda alguna nos tenía a todos temblando, si fue usted”

Tras asegurar que este planeta había sido objeto de un riguroso análisis de cientos de años antes de la explosión de una bomba en 1945 y con su carta especial aún en la temblorosa mano del Presidente, se le pidió que siguiera de nuevo al Servicio Secreto de la misma manera que habían venido… para el Pentágono y en un precioso y bien amueblado apartamento donde pasaría los próximos tres años.

Afortunadamente, él estaba preparado para una larga visita y se mantenía en constante comunicación con la nave. Hubo muchas ocasiones en que él mismo era teletransportado dentro y fuera de los cuartos, a menudo el ejercicio de “transmigración” causaba que los guardias de seguridad pudieran visualizar su rostro en una tarjeta de identificación inexistente.

Las fotos tomadas

Poco después de su llegada, junto con tres miembros de su tripulación, se unió a una “convención” en el patio trasero de la casa del señor Howard Menger en High Bridge, Nueva Jersey. Era el mes de abril de 1957. Un determinado grupo de individuos que estaban interesados ​​en los OVNIs se reunieron ese día.

Val y los miembros de su tripulación, Donn, Jill y Tanyia, se habían cambiado al mismo tipo de ropa usada por sus amigos de la Tierra. La reunión fue muy interesante y estas personas estaban en el camino correcto. Estaba consternado al saber la forma indigna en que estas personas fueron tratadas por la prensa.

Sin embargo, estas personas creían su mensaje y esto era bueno. Un curioso joven fotógrafo, August C. Roberts, tomó varias fotografías, pensando que lo hacía sin el conocimiento de Val. El fotógrafo parecía estar muy preocupado cuando trató de hablar con él. Sin embargo, fueron esas mismas fotografías las que me trajeron junto a este inusual hombre en ese frío día de diciembre.

Jill, Donn, Valiant 

Sosteniendo el mensaje del Consejo Superior en la mano, el Presidente declaró que el ofrececimiento de Val para ayudar a la familia humana podría alterar la economía de los Estados Unidos y podría hundirla en el abismo del caos. En resumen, cortésmente le dijo a Val que la gente de este planeta no estaba preparada para hacer frente a condiciones tales como la llegada y existencia de un visitante extraterrestre además de que las recomendaciones de éste fueran puestas en acción.

Sin embargo, fue invitado a asistir a un número de científicos que estaban trabajando en proyectos médicos directamente relacionados con las ciencias del espacio. Su tiempo asignado para dar a conocer a los líderes de los Estados Unidos con sus sugerencias se limitaba a tres años.

Durante este tiempo, él se negó a dar información respecto a una cierta “bomba en el cielo”, que ahora conocemos como el sistema de Star Wars.

En su apartamento, él fue capaz de mantener comunicaciones con la nave y se mantuvo informado de las crecientes tensiones en el mundo. Su uniforme fue sometido a pruebas de rigidez. Por los estándares de entonces, que ahora serían obsoleto. Ellos trataron de penetrar en el material con una broca de diamante, pero se rompió bajo presión.

1959 llegaba rápidamente a su fin.

Los jefes de Estado se encontraban en una constante agitación y la confusión era la regla del día. La indecisión causó retraso tras retraso. Los economistas y los gigantes industriales se reunían con políticos y jefes militares a diario. Los líderes del Gobierno no podían conciliar que Val estuviera en una posición de forzar su mano si así lo deseaba. Varios científicos intentaron descubrir los secretos de los viajes interestelares… sin éxito.

La semana de Navidad estaba sobre nosotros. Yo había estado muy ocupado presentando una serie de conferencias científicas y hablando en una serie de Iglesias en Washington, DC. A principios de ese mes, había regresado de Cuba donde me reuní personalmente con Fidel Castro.

Sin yo saberlo, Val, en colaboración con “Nancy Warren”, formuló un plan por el cual me gustaría ser contactado.

En el interior del Pentágono

Muchas personas en la Tierra viven una vida abiertamente, mientras que en sus corazones y mentes, viven otra muy distinta. Mentes dobles parecía ser una forma de vida en el edificio del Pentágono, que sirvió como el centro neurálgico de nuestra ocupada nación. Val, una vez me comentó que nunca había visto en una ubicación central tal confusión concentrada.

“Nancy”, asistió a la conferencia/servicio que llevé a cabo en el Centro Nacional de evangelización, pastoreada por el Dr. John Mears, en Washington, DC. Después de la conclusión de mi charla, se acercó a la plataforma y pidió hablar conmigo. Curiosamente, el fotógrafo de Nueva Jersey me había dado las fotografías de Val y yo las había estado mostrando en mis clases desde entonces. Yo no tenía conocimiento personal de ellos, con excepción de lo que el fotógrafo me había dicho. Cuando ella era incapaz de “agarrar” mi atención mientras yo estaba firmando ejemplares de mi libro SAUCERAMA, mostró su documento de identidad del Pentágono y me llamó la atención rápidamente por decir lo menos.

Había presenciado el estudio y ella me preguntó si me gustaría conocer al hombre de las fotografías personalmente. Por supuesto, le respondí con un sí rotundo. Luego me preguntó si podía seguir las instrucciones de la carta, a lo que respondí que podía, y ella me dijo que la encontraría en la acera frente a mi hotel a las 8:00 am del día siguiente.

“Nancy” llegó a la hora exacta y así comenzó el viaje que por momentos veía irreal, pero que más tarde se demostraría sin lugar a dudas que verdaderamente existe vida en el universo de Dios.

Aquellos que estén familiarizados con el Pentágono saben que la circulación de tráfico normal que se acerca a él está a la derecha. Condujimos a la izquierda. Yo sabía que algo extraño estaba pasando. Tuvimos que hacer cola para pasar por un guardia de seguridad. Primero uno, después el segundo, “visualizaron” una tarjeta de identificación en mi solapa. Esto me sorprendió por completo y sentí que en cualquier momento, me cogerían, me esposarían y me arrojarían a una cárcel en alguna parte. Por supuesto, esto fue sólo mi imaginación y la anticipación de lo que iba a tener lugar. “Nancy” me dejó de pie frente a una puerta que no contenía ninguna marca.

Al abrirse la puerta, entré y me coloqué en el umbral. Mi cuerpo robusto desplazó un pie al otro mientras que despejé mi garganta. Los tres hombres en la sala desconocían completamente de mi presencia y me ignoraban. Yo estaba perplejo, por decir lo menos. Más tarde, me enteraría de que Val había nublado su mente y que hacía caso omiso de todo durante el periodo de la sesión.

Ellos continuaron con su trabajo.

El extranjero aparece

Al ser un ministro del Evangelio de Jesucristo, así como un estudiante de la Biblia durante muchos años, junto con mi experiencia como investigador especial, sentí como mis sentidos estaban funcionando correctamente y sabía exactamente lo que estaba a punto de hacer. Me puse en guardia para las falsificaciones y los fraudes. Entró un hombre, de unos seis pies de altura, tal vez 185 libras, cabello castaño ondulado, ojos marrones.

Su tez parecía normal y ligeramente bronceada. Como me acerqué a él y él me miraba, ERA COMO SI ÉL MIRARA DERECHO A TRAVÉS DE MÍ.

Con una cálida sonrisa y extendiendo su mano, me saludó por mi nombre.

“Hola, Frank. ¿Cómo estás?”

Su autenticidad me sorprendió, pero rápidamente comprendí.

Como me tomó la mano, me sorprendió un poco al sentir la suave textura de su piel… como la de un bebé, pero con la fuerza de un hombre que atestiguó silenciosamente su energía e intensidad.

Su voz era muy fuerte y suave. Estaba lleno de propósito y carácter. Volví a mirar de nuevo por la habitación para ver si los otros hombres decían o hacían algo. Ellos seguían trabajando como si yo no estuviera allí.

Me di cuenta de que llevaba el mismo tipo de prendas de vestir que yo. Cuando le pregunté si tenía alguna otra ropa, dijo que le había dado a varios funcionarios una prenda para que pudieran realizar pruebas de ella. A continuación, se dirigió a un armario y sacó un “traje” de una sola pieza que brillaba como el sol que entraba por la ventana que golpeaba la tela.

Pensé que parecía un sol líquido. Le pregunté acerca del material de el cual fue hecho.

Él respondió: “Está hecho de un material que no es de este planeta.”

El aspecto general del juego era de una sola pieza… incluso hasta las botas. No contenía botones, cierres o broches. Él hizo una demostración manteniendo la parte frontal unida y pasándole la mano por él, como para alisarla. Ni siquiera podía localizar la apertura. Se mantenían unidos por una fuerza invisible.

Para ayudar a la humanidad

Él me dijo que su propósito al venir fue para ayudar a devolver la humanidad al Señor. Habló en términos positivos… siempre con una sonrisa en su rostro. Dijo que el hombre estaba más lejos de Dios de lo que nunca antes había estado, pero todavía había una buena oportunidad si el hombre miraba hacia el lugar correcto. Me dijo que había estado aquí casi tres años y que se iba en pocos meses.

Alegando que no iba a usar la fuerza para hablar con los hombres de autoridad en América, que estaba feliz de consultar con ellos en su invitación. Además, declaró que hasta ahora sólo unos pocos hombres en Washington sabía de su existencia en el Pentágono.

Y pocos líderes han hecho uso de su consejo durante estos últimos tres años. Él sentía que había todavía mucho que hacer y sin embargo su momento de partida se acercaba.

Cuando le pregunté de dónde era, respondió: “Yo soy del planeta que se llama Venus.”

Le pregunté cuántos visitantes de Venus actualmente estaban en la tierra y dijo: “Actualmente hay setenta y siete de nosotros caminando entre vosotros en los Estados Unidos. Estamos constantemente yendo y viniendo.”

Durante los siguientes treinta minutos, me dijo cosas de mí que ni siquiera yo sabía. Más tarde, fui capaz de comprobarlo con mis padres y abuelos. Me dio información acerca de la atracción gravitatoria de Venus, con respecto a la Tierra. Se me informó que los músculos abdominales mantiene firme la carne contra el leve tirón gravitacional, que es de tres vigésimos menor que la de la Tierra.

Me dio información que se daría a conocer a otros a lo largo de un período de años.

No hay huellas dactilares

Lo único que me dijo que me preocupó fue el uso de la expresión “cuando sea el momento adecuado”, en respuesta a mi pregunta de si lo volvería a ver otra vez o no. Su carencia de huellas digitales me intrigó ya que había participado como investigador privado desde hace bastante tiempo, incluso trabajé ocasionalmente en calidad de préstamo a algunos de los organismos gubernamentales.

Yo había aprendido la ciencia de las huellas digitales… con la impresión de las líneas y espirales en la superficie interna de la última articulación de cada dedo de la mano del hombre. Me dijo que todas las personas de la Tierra fueron marcadas consecuentemente desde la caída de Adán en el Jardín del Edén, en los albores de la civilización como la conocemos hoy en día.

Él comenzó a prepararme para el camino que tenemos por delante. No sería fácil. Habría adversidades, intentos organizados para desalentarme y desacreditarme, pero las recompensas han demostrado con creces los resultados de los ensayos que siguen hasta este día.

Le pregunté si hay vida en otros planetas.

Su respuesta fue:

“Hay vida en otros planetas de los cuales la gente en la Tierra no saben nada. Hay más sistemas solares para los que el hombre aún no ha dado crédito a Dios. Hay muchos seres que nunca han transgredido las leyes perfectas de Dios. El hombre no posee el derecho a condenar a toda la creación de Dios, porque él mismo ha violado las leyes perfectas de Dios por la desobediencia.”

Cuando me volví para salir de la habitación, simplemente dijo, “Por favor, mantenga su fe y salga de la misma manera que entró. Adiós por ahora y que Dios te bendiga y te proteja siempre.”

Salí de esa reunión asombrado, muy animado, y sin embargo, con el corazón encogido, sin saber lo que el futuro depararía. Empecé a preguntarme ¿quién me creería si alguna vez habló de este extraño encuentro con un hombre de otro planeta?. La primera vez consideré no repetir esta extraordinaria historia, pero cuanto más pensaba, más oré al respecto, más sentía que traería una gran bendición para aquellos que escucharan y leyeran la misma.

Este viajero interplanetario poseía una gran riqueza de conocimientos, no sólo sobre la ciencia y Dios, sino también acerca de mí.

Las instrucciones de Val eran en dejar Washington, DC, a más tardar el 16 de marzo de 1960. Eso significaba que había menos de tres meses durante los cuales pudo conversar con los científicos, políticos, militares y similares. Perdieron por completo su punto de vista. Todos estaban llenos de auto-ambición y se preocupaban poco por las necesidades apremiantes de la humanidad. Sus esfuerzos para poner fin a la enfermedad y las enfermedades que asolan a este planeta se encontraron con una denegación patética.

Se le dijo una y otra vez que su presencia y sus ideas eran una amenaza para la estructura política y económica. Ciertos líderes religiosos también temerosos de perder el control sobre las personas en caso de que su presencia fuese admitida a nivel oficial. Fue muy desalentador que la administración no pudo tomar posesión de dicha información que podría cambiar el curso de las actividades humanas para el bien… por razones económicas.

Las normas de Seguridad eran muy estrictas, pero a pesar de que sabía que iba y venía a su antojo, se complacía en hacerles el juego. Val había prometido no usar la fuerza y por lo que sería necesario otro curso de acción si la información que él tenía que difundir se diseminara. Esta es la razón por la cual el se puso en contacto con hombres de carácter y fuerza de todo el mundo. Muchos están trabajando en estrecho contacto con Val y otros miembros de su tripulación.

Reunión con el Presidente

Su última reunión con el Presidente no logro obtener ningún resultado duradero. Quería que el mundo supiera del plan propuesto por Val, pero el secretario de Defensa, el jefe de la Agencia Central de Inteligencia y los Jefes del Estado Mayor se oponían a su propuesta. El Presidente intentó llevar a cabo una reunión conjunta antes de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Pero este plan también fue rechazado. Se le informó de que la ONU recibirá un “comunicado de prensa” en la forma de un memorando al Secretario General a más tardar el 07 de febrero 1966. Estos líderes del gobierno de EE.UU. sostuvieron durante toda la noche, temiendo que si el pueblo de esta nación conocieran el plan que Val estaba ofreciendo, podrían optar por seguirlo a él en lugar de a ellos.

Las condiciones del mundo no estaban creciendo mucho mejor. Mucha presión internacional estaba siendo ejercida sobre el gobierno. Lucharon con diligencia e hicieron cumplir regulaciones rígidas con duros castigos por revelar la presencia de Val. Incluso un presentador de noticias importantes que, involuntariamente, se enteró de su visita a través de uno de sus informantes a sueldo fue silenciado por nada menos que por la Agencia Central de Inteligencia, que siempre negaba todo conocimiento sobre los ovnis. Mientras tanto, mantienen los archivos secretos que en realidad podría probar la existencia de vida inteligente en el universo más allá de toda duda.

La mañana del 15 de marzo de 1960 consideró la reunión de Val con “Nancy Warren” quién continuaría trabajando dentro del Pentágono y uno de sus contactos en la ciudad de Washington,DC. Ella seguirá la comunicación con otras personas que pasarían a formar parte de sus contactos en la Tierra.

Hay aún hoy en día muchos adversarios de la libertad humana. Estos parásitos se han incrustado en todas las aŕeas de la sociedad humana y no serán expuestos, excepto por la intervención extraterrestre. Hay individuos confundidos que han perfeccionado un avión tipo platillo. Algunos de estos son el resultado de un intento de algunos de instituir una raza superior. Los restos de este grupo todavía existen.

Estas naves que han diseñado todavía se ven de vez en cuando en las zonas de América del Sur, donde algunos de los involucrados en los planes originales todavía residen. Estos no deben confundirse con las naves espaciales procedente de otros mundos, o los que vienen desde el interior de este planeta. Ni a los ocupantes de las embarcaciones procedentes de otros mundos deban confundirse con los “mensajeros del mal” que no son originarios de la Tierra, pero fueron arrojados después de que la primera “guerra” se haya registrado.

Ellos están en alianza con terrenales bajo los grados que se han condenado por sus propias elecciones.

La Salida del Cosmonauta

El 16 de marzo, Val desmaterializó y se apartó de esta fase de su misión terrenal. Su siguiente parada fue en las afueras de Alejandría, Virginia, donde su nave y su tripulación lo esperaban, ocultos en una zona boscosa. No fue un problema para él volver a montar los átomos de su cuerpo dentro de su nave.

A medida que su nave se levantaba lentamente, un número de personas se detuvieron y señalaron con entusiasmo en su dirección. Otros se quedaron inmóvil, paralizados por el espectáculo que vieron. Se sintió como un tremendo sentimiento de amor por todos ellos. No hubo pánico en ellos… sólo curiosidad y un gran deseo de saber más. Entonces, como los aviones USAF fueron enviados al área, y con el campo de fuerza ahora en pleno uso, los planos lanzados más allá de la nave no pudieron verlos. Incluso el radar de tierra los perdió en su equipo. La confusión reinó una vez más.


Artículos relacionados:

viernes, 17 de enero de 2014

La Tierra Hueca y el Diario del Almirante Byrd

Antes de que Colón "descubriera" América, la existencia de un nuevo mundo cruzando el Atlántico, en la forma de un continente occidental, se consideraba el sueño de un loco. Lo mismo ocurre, en nuestra época, con la existencia de un mundo nuevo, un mundo subterráneo, en el interior hueco de la tierra; una tierra tan desconocida para la humanidad actual como el continente americano para los europeos antes del descubrimiento de Colón. Por lo tanto, no hay ninguna razón para que no pueda también ser descubierto y que se establezca su existencia como un hecho.  -Dr. Raymond Bernard (La Tierra Hueca)


El Almirante Richard Evelyn Byrd, Gran Canciller de la Orden de Lafayette y de La Cruz del Mérito, Secretario perpetuo de La Academia Federal de La Marina Americana y de las Ciencias, según las afirmaciones de un articulo de Jean Brun de la revista Nostra n° 425 de la semana del 29 de Junio al 4 de Julio de 1980, el Almirante Byrd habría vivido una aventura “extraordinaria” en los Glaciales del Polo Norte:

"Byrd, acompañado de 3 personas iban caminando horas sobre el hielo, escalando los picos de hielo. De pronto de una cumbre, descubrieron un espectáculo inolvidable: Un valle estrecho y profundo cubierto de una vegetación abundante y aparentemente iluminada por un Sol caliente permanente. Un verdadero Oasis de vida en medio de un gran Desierto de Hielo. Consultando su termómetro la temperatura era -50°C."

Su colega el Capitán Fitin escribe en el periódico de la misión:
El 14 de Junio de 1926 a 74 metros de Altitud a 12h 08. Los 4 hombres se pusieron a utilizar sus cuerdas para llegar a la maravillosa vegetación que se extendía sobre una centena de metros.
Era su primer viaje de los muchos que realizó.

El Diario del Almirante Byrd

Este diario lo escribiré en secreto y oculto. Contiene mis anotaciones sobre mi vuelo ártico del 19 de Febrero de 1947. Estoy seguro de que llegará el día en que todas las suposiciones y reflexiones del hombre se disiparán para convertirse en nada y se tendrá que reconocer la irrefutabilidad de la verdad evidente. Se me ha denegado la libertad de publicar estas anotaciones y quizá nunca lleguen a la luz de la opinión pública. Pero yo tengo una tarea que cumplir, y lo que yo he vivido lo dejaré aquí escrito. Confío en que todo esto pueda ser leído, en que venga un tiempo en que la ambición y el poder de un grupo de personas no pueda ya ocultar más la verdad.

Del libro de Abordo

-Tenemos considerables turbulencias. Ascendemos a una altitud de 2.900 pies (aprox. 885 metros).

-Las condiciones de vuelo son de nuevo buenas. Se pueden ver enormes masas de nieve y hielo bajo nosotros.

-Notamos en la nieve bajo nosotros un tono amarillento. Ese cambio de color sigue un patrón preciso.

-Descendemos para poder observar mejor este fenómeno.

-Ahora podemos reconocer distintos colores. Vemos también patrones rojos y lila.

-Sobrevolamos la región otras dos veces, y después volvemos al curso en que estábamos.

-Volvemos a checar la posición con nuestra base. Transmitimos todas las informaciones referentes a los patrones y a los cambios de color del hielo y la nieve. 

-Nuestras brújulas se han vuelto locas. 

-Ambas, la brújula giroscópica y la brújula magnética, giran y vibran.

-Ya no podemos comprobar nuestra posición y dirección con nuestros instrumentos.

-Sólo nos queda la brújula solar. Con ella podemos mantener la dirección.

-Todos los instrumentos funcionan titubeantemente y extremadamente lentos.

-Sin embargo no podemos determinar una congelación. Podemos distinguir montañas ante nosotros.

-Nos situamos a 2.950 pies (aprox. 900 metros). De nuevo tenemos fuertes turbulencias.

-Hace 29 minutos que hemos visto las montañas por primera vez.

-No nos hemos equivocado. Es toda una cadena montañosa.

-No es especialmente grande. Nunca antes la había visto.

-Entretanto estamos directamente sobre la cadena montañosa.

-Seguimos volando en línea recta, siempre en dirección norte.

-Tras la cadena montañosa hay verdaderamente un pequeño valle.

-A través del valle serpentea un río.

-Estamos asombrados: aquí no puede haber un valle verde.

-Aquí hay cosas que no concuerdan.

-Bajo nosotros debería haber masas de hielo y nieve.

-A babor las pendientes de las montañas arboladas con altos árboles.

-Toda nuestra navegación ha dejado de funcionar.

-La brújula giroscópica se balancea continuamente en un ir y venir.

-Desciendo ahora a 1.550 pies (aprox. 470 metros).

-Hago girar acusadamente al avión hacia la izquierda.

-Ahora puedo ver mejor el valle bajo nosotros.

-Sí, es verde.

-Está cubierto de árboles y zonas de musgo.

-Aquí dominan otras condiciones de iluminación.

-En ningún lado puedo ver el sol.

-Hacemos de nuevo una curva a la izquierda.

-Ahora divisamos bajo nosotros un animal adulto.

-Podría ser un elefante. ¡No! Es increíble, parece un mamut.

-Pero de verdad es así. Tenemos bajo nosotros un mamut adulto.

-Ahora bajo aún más.

-Ahora estamos a una altura de 1.000 pies (aprox. 305 metros).

-Observamos al animal con los prismáticos.

-Ahora es seguro, es un mamut o un animal que se le parece mucho al mamut.

-Radiamos las observaciones a la base.

-Sobrevolamos entretanto otras montañas más pequeñas.

-Yo estoy mientras tanto totalmente asombrado.

-Aquí hay cosas que no concuerdan.

-Todos los instrumentos vuelven a funcionar.

-Empieza a hacer calor.

-El indicador nos dice que estamos a 74 grados Fahrenheit (aprox. 23º C)

-Mantenemos nuestro curso.

-Ya no podemos localizar a nuestra base, puesto que la radio ha dejado de funcionar.

-El terreno bajo nosotros se vuelve cada vez más plano.

-No sé si me expreso correctamente, pero todo da una impresión de completa normalidad, ¡¡¡y ante nosotros se levanta con absoluta claridad una ciudad!!!

-Esto sí que es imposible.

-Todos los instrumentos dejan de funcionar.

-¡¡¡Todo el avión empieza ligeramente a tambalearse!!! ¡¡DIOS mío!!!

-A babor y estribor aparecen a ambos lados extraños objetos voladores. Son muy rápidos y se nos acercan. Están tan cerca que puedo ver claramente su distintivo. Es un interesante símbolo sobre el que no quiero hablar. Es fantástico. No tengo ni idea de dónde estamos.

-¿Qué nos ha pasado? No lo sé.

-Manejo mis instrumentos. Pero siguen sin funcionar en absoluto.

-Entretanto hemos sido rodeados por los discos voladores en forma de plato.

-Parece que estamos prisioneros. Los objetos voladores irradian un brillo propio.

-Nuestra radio emite unos chasquidos. Una voz nos habla en lengua inglesa.

-La voz tiene acento alemán:“¡¡¡BIENVENIDO A NUESTRO TERRITORIO, ALMIRANTE!!!

-”En exactamente siete minutos les haremos aterrizar. Por favor relájese, almirante, está en buenas manos.”

-De aquí en adelante nuestros motores dejan por completo de funcionar. El control de todo el avión está en manos ajenas.

-El avión gira en torno a sí mismo.

-Ningún instrumento reacciona ya.

-Recibimos precisamente otra comunicación por radio, que nos prepara para el aterrizaje.

-A continuación empezamos sin demora con el aterrizaje.

-A través de todo el avión pasa un suave temblor apenas perceptible.

-El avión baja hasta el suelo como en un inmenso e invisible ascensor.

-Levitamos de manera totalmente suave hasta ahí.

-El contacto con el suelo apenas se nota. Sólo hay un ligero y corto choque.

-Hago mis últimas anotaciones de abordo a toda prisa.

-Viene un pequeño grupo de hombres hacia nuestro avión. Todos ellos son muy altos y tienen cabellos rubios. Más atrás veo una ciudad iluminada. Parece resplandecer en los colores del arco iris. Los hombres están aparentemente desarmados. No sé lo que ahora nos espera. Claramente, una voz me llama por mi nombre y me ordena abrir. Obedezco y abro la portilla de carga.

Aquí terminan las anotaciones en el libro de abordo.
Todo lo que sigue lo escribo de memoria.

Es indescriptible, más fantástico que toda la fantasía, y si yo mismo no lo hubiera vivido, lo calificaría de completa locura. Nosotros dos, mi operador de radio y yo, somos conducidos fuera del avión y saludados con suma amabilidad. Entonces nos conducen a un disco deslizante, que aquí utilizan como medio de locomoción. No tiene ruedas.

Con enorme rapidez nos acercamos a la brillante ciudad. El esplendor de colores de la ciudad parece provenir del material parecido al cristal en que está construida. Pronto nos paramos ante un imponente edificio. Semejante arquitectura no la había visto hasta ahora en ninguna parte. No es comparable con nada.

La arquitectura es como si proviniera directamente de la mesa de dibujo de un Frank Lloyd Wright, o bien podría estar sacado de una película de Buck Roger. Nos dan una bebida caliente. Esta bebida sabe diferente a todo lo que yo haya disfrutado. Ninguna bebida, ninguna comida tiene un sabor comparable. Sabe sencillamente distinto, pero sabe de maravilla. Han pasado unos diez minutos, cuando dos de estos extraños hombres que tenemos por anfitriones se acercan a nosotros.

Se dirigen a mi y me comunican sin lugar a dudas que debo acompañarles. No veo otra alternativa que cumplir su orden. Por tanto nos separamos. Dejo a mi operador de radio y sigo a los dos. Poco después llegamos a un ascensor, en el que entramos. Nos movemos hacia abajo. Cuando nos detenemos, la puerta se desliza silenciosamente hacia arriba. Caminamos por un pasillo largo en forma de túnel e iluminado por una luz color rojo claro. La luz parece emanar de las paredes mismas. Llegamos ante una puerta grande.

Ante esta gran puerta nos paramos y permanecemos así. Sobre la gran puerta se encuentra un letrero acerca de cual nada puedo decir. Sin ningún ruido se desliza la puerta a un lado.

Una voz me exhorta a entrar.

No se preocupe, almirante”, me tranquiliza la voz de uno de mis dos acompañantes, “¡el Maestro va a recibirle!”

De manera que entro. Estoy deslumbrado.

La multitud de colores, la luz que llena la habitación, mis ojos no saben a dónde mirar y tienen primero que acostumbrarse a las condiciones. Pasa un rato hasta que puedo reconocer algo de lo que me rodea. Lo que ahora veo es lo más bonito que he visto nunca. Es más espléndido, más bonito y más suntuoso de lo que yo podría describir. Creo que ningún idioma puede resumir con palabras lo que pude ver. Creo que a la Humanidad le faltan palabras para ello.

Mis observaciones y reflexiones fueron interrumpidas por una voz melodiosa y cordial: “Le doy la bienvenida. Sea de la forma más cordial bienvenido en nuestro país, almirante”.

Ante mi está un hombre de gran estatura y una fina cara marcada por la edad. Está sentado a una imponente mesa y me da a entender con un movimiento de la mano que debo sentarme a una de las sillas. Le obedezco y me siento, después junta sus manos de forma que se tocan las puntas de los dedos. Me sonríe. 

-“Nosotros le hemos hecho venir, porque tiene un carácter consolidado y arriba en el mundo goza de una gran fama".

-”¿Arriba en el mundo?”, me falta el aliento.

”, contesta el Maestro a mis pensamientos, “Está ahora en el imperio de los Arianni, en el interior del mundo. No creo que nosotros tengamos que interrumpir su misión mucho tiempo. Pronto será conducido a la superficie de la Tierra. Pero antes le voy a comunicar por qué yo le hice venir, almirante. Nosotros seguimos los acontecimientos que se producen arriba sobre la Tierra. Nuestro interés fue despertado cuando lanzaron las primeras bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. En aquella mala hora fuimos a vuestro mundo con nuestros platillos volantes. Teníamos que ver personalmente lo que hizo vuestra raza. Entretanto ya hace mucho de eso, y vosotros diríais que es historia. Pero es para nosotros significativo, por favor déjeme continuar. Nosotros no nos hemos inmiscuido en vuestras escaramuzas y guerras. Vuestras barbaridades las hemos consentido. Pero mientras tanto habéis empezado a experimentar con fuerzas que en realidad no estaban pensadas para los hombres. Esto es la fuerza atómica. Ya hemos intentado algunas cosas. Hemos hecho llegar mensajes a los estadistas del mundo pero ellos no creen en la necesidad de escucharnos. Por este motivo fue usted elegido, debe ser nuestro testigo, testigo de que nosotros y este mundo en el interior de la Tierra existimos, que nosotros aquí realmente existimos. Mire a su alrededor, y pronto comprobará que nuestra ciencia y nuestra cultura están varios miles de años por delante de las vuestras. Mire, almirante.” 

-”Pero”, interrumpí al Maestro, “¿qué tiene esto que ver conmigo, señor?

El Maestro parecía sumergirse en mi, y después de que durante un largo rato me había examinado, me contestó:

-”Vuestra raza ha alcanzado un punto de no retorno. Tenéis a personas entre vosotros que estarían dispuestos antes a destruir la Tierra entera antes que perder su poder, el poder que ellos creen conocer. Ya desde hace dos años intentamos una y otra vez contactar con vosotros. Pero todos nuestros intentos son contestados con agresividad. Nuestros platillos voladores son perseguidos por vuestros aviones de combate, atacados y disparados. Ahora debo decirle, hijo mío, que una enorme y nefasta furia se levanta, que una poderosa tormenta barrerá su país, y durante mucho tiempo arrasará. Desconcertados ante ello estarán vuestros científicos y ejércitos y no podrán ofrecer ninguna solución. Esta tormenta tiene poder de aniquilar toda la vida, toda su civilización, de forma que toda cultura podría ser destruida y todo podría hundirse en el caos. La gran guerra que acaba de terminar es sólo un preludio de lo que puede venir sobre vosotros. Para nosotros aquí esto se hace patente hora tras hora de manera más clara. Parta de la base de que me equivoco”.

-”No, ya vino una vez la época oscura sobre nosotros, y duró 500 años”, le repliqué yo al Maestro.

-”Así es, hijo mío”, me contestó, “los tiempos sombríos cubrirán vuestro país de cadáveres. Y sin embargo parto de la base de que algunos de vuestra raza sobrevivirán a esta conflagración. Lo que después ocurrirá no puedo revelarlo. Nosotros vemos en un futuro lejano surgir una nueva Tierra, que será construida con los escombros de vuestro viejo mundo, y os acordaréis de sus tesoros legendarios y los buscaréis. Y mira, los tesoros legendarios estarán aquí con nosotros. Nosotros somos aquellos que los mantenemos a salvo. Cuando haya comenzado ese futuro, nos presentaremos a vosotros, ayudaremos a los hombres a revivificar su cultura y su raza. Quizá hayáis aprendido entonces que guerra y violencia no conducen al futuro. Para el tiempo que entonces seguirá, se os hará accesible antiguos conocimientos. Conocimientos que ya tuvisteis una vez. Hijo mío, espero que vuelva a la superficie con estas informaciones”.

Con esta exigencia terminó el Maestro su exposición y me dejó muy desconcertado, pero para mi estaba claro que el Maestro tendrá razón. Por consideración o por humildad, no lo sé, me despedí de todas formas con una ligera inclinación. Antes de que pudiera perderme aparecieron mis dos acompañantes, los que me habían conducido hasta aquí.

Me indicaron el camino. Yo me volví hacia el Maestro. Había una cálida y amistosa sonrisa en su vieja y noble cara:

- ”Le deseo un buen viaje, hijo mío”, hizo por último el signo de la paz y entonces nuestro encuentro había llegado ineludiblemente a su fin.

Volvimos rápidamente hacia nuestro ascensor. Nos movimos hacia arriba.

Entre tanto me explicó uno de mis dos firmes acompañantes que tras finalizar la conversación con el Maestro teníamos prisa de verdad. El Maestro en ningún modo quería retrasarnos más, y además era importante que yo llevase inmediatamente el mensaje recibido a mi raza, me aclaró. A todo esto yo no dije nada.

Cuando fui conducido hasta mi operador de radio, comprobé que él probablemente tenía miedo, esto al menos se reflejaba en su cara.

-“Todo está en orden, no hay de qué preocuparse, Howie, todo esta bien”, intenté quitarle el miedo.
Junto con nuestros acompañantes, fuimos de nuevo al disco deslizante, que muy velozmente nos devolvió a nuestro avión.

Los motores ya estaban en marcha, y nos encontramos inmediatamente a bordo. Había una atmósfera de tremenda prisa, la necesidad de actuar rápido era evidente. Inmediatamente después de que cerramos la portilla, nuestro avión fue elevado en las alturas por una fuerza inexplicable para mi, hasta que volvimos a encontrarnos a 2.700 pies (aprox. 825 metros). Fuimos acompañados por dos de sus platillos.

Se mantuvieron no obstante a una cierta distancia de nosotros. El velocímetro no indicaba en todo el tiempo velocidad alguna, a pesar de que ésta había aumentado enormemente. Nuestra radio no obstante funcionaba, y de esta forma recibimos un último mensaje de los objetos voladores que nos acompañaban.

-”A partir de ahora puede volver a utilizar todos sus equipos, almirante, sus instrumentos vuelven a ser funcionales. Nosotros le dejaremos ahora. Hasta la vista”.

Seguimos con nuestros ojos a los objetos voladores hasta que se perdieron en el cielo azul pálido. De inmediato tuvimos a nuestro avión de nuevo bajo control. No hablamos entre nosotros, cada cual estaba demasiado ocupado con sus pensamientos. 

Última anotación en el libro de abordo:

-Nos encontramos de nuevo sobre vastas regiones cubiertas de nieve y hielo.

-Estamos todavía aproximadamente a 27 minutos de vuelo de la base. Podemos enviar mensajes por radio, y nos responden. Radiamos que todo es normal. La base está contenta de que vuelva a haber comunicación.

-Tenemos un aterrizaje suave.

-Yo tengo un encargo.

Fin de las anotaciones en el libro de abordo.

4 de Marzo de 1947:
Yo estaba en una reunión en el Pentágono. He informado detalladamente sobre mis descubrimientos y sobre el mensaje del Maestro. Todo fue grabado y escrito. El presidente también fue informado. Fui retenido aquí durante varias horas (exactamente fueron seis horas y treinta y nueve minutos). Fui interrogado minuciosamente por un equipo de seguridad y por un equipo médico. ¡Fue un infierno!.

Fui puesto bajo la estricta supervisión de la Previsión Nacional de Seguridad de los Estados Unidos de América. Yo había recibido la orden de guardar silencio sobre todo lo que había vivido por el bien de la Humanidad. ¡Increíble!

Se me recordó que soy un oficial y que por tanto debo obedecer sus órdenes. 

30 de Diciembre de 1956: 
Última anotación: Los años posteriores a 1947 no fueron muy agradables para mí… Hago ahora la última anotación en este especial diario.

Quisiera mencionar que me he callado los descubrimientos que hice, tal y como se me ordenó. ¡Pero eso no es lo que tengo en mente! Noto que pronto llegará mi hora. Pero no morirá este secreto conmigo, sino que será difundido, como toda verdad. Y así será.

Sólo así puede existir la única esperanza para la Humanidad. Yo he visto la verdad. Ella me ha hecho despertar y me ha liberado.

He cumplido mi deber con el enorme complejo militar y económico.

Mi larga noche se acerca, pero tendrá un fin. Así como la larga noche del Ártico tiene un fin, así también la verdad volverá como un luminoso rayo de sol, y los poderes oscuros no podrán atravesar la luz de la verdad…¡

He visto el país más allá del Polo, el centro del Gran Desconocido! 

(Esa trascripción del diario de Byrd es la traducción de la edición alemana “Das Tagebuch des Admiral Byrd” ) 

Además de Byrd otros exploradores como Olaf Jansen, también asegura haber observado la inesperada abertura de la Tierra en el Polo Norte. La localización más plausible de este hueco se sitúa a 84.4 latitud Norte, 141 longitud Este.

En 2006, Steve Currey planeaba una aventura similar para determinar de una vez por todas si la Tierra era hueca o no. Lamentablemente falleció antes de que su aventura se llevara a cabo, el sitio Web de esta aventura se clausuró y todos los futuros viajes a bordo del barco rompehielos nuclear ruso YAMAL, quien había contratado Currey 100 viajes al polo norte para llevar a cabo observaciones científicas se cancelaron.

Pero la leyenda o el conocimiento de que la Tierra está hueca viene desde la antigüedad, mucho antes de las expediciones de Byrd.

Hace 7000 años ya se hablaba del reino de Agharta y Shambala, reinos localizados bajo la superficie de la Tierra llenos de esplendor y que han hecho soñar al ser humano por siglos.

Artículos relacionados:
Síguenos

Los Alemanes en la Antártica

La Antártica, (el polo sur), con sus 14 millones de Km2 sigue siendo el continente más enigmático y poco conocido de nuestro planeta. El hallazgo de un enorme lago de agua dulce, emplazado por debajo de la espesa cubierta de hielo de la Antártica Oriental, ha sorprendido a los científicos de todo el mundo.


La Antártica mas del doble de grande que los Estados Unidos, el continente mas cercano es Sudamérica (La tierra de Fuego) a 3000 Km., su altitud máxima es de 5.000 metros (la mayor del planeta) es el mas antiguo continente compuesto en su mayoría de altas montañas recubiertas de hielo y grandes lagos interiores, es fácil esconder una base sin ser descubierta jamás y mas aun si es subterránea fuera del alcance de los satélites espía, además de que la Antártica hoy en día solo ha sido explorada una mínima parte.

Por lo que se refiere a la Antártica, es importante la utilización que de ella hicieron los navíos de la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine). Durante la Segunda Guerra Mundial estaba sin cartografiar y resulta que los lobos de mar al mando del Almirante Dönitz sabían de la existencia de las grutas antárticas donde un navío se podía cobijar sin ningún problema, llevar a cabo reparaciones, descansar la tripulación y estar tranquilamente sin riesgo alguno a ser localizados.

Pero los planes del Tercer Reich y las actividades de la Kriegsmarine respecto del territorio antártico iban mucho más lejos: los alemanes reclamaron la soberanía sobre un enorme territorio antártico al que denominaron "Neuschwabenland" (Nueva Suabia, en español). En éste territorio construyeron varias bases permanentes, siendo la principal la denominada como "Neuberlin" (Nuevo Berlín).

No por casualidad el Almirante Dönitz, que estaba al mando de la flota de submarinos del Tercer Reich, había declarado durante la guerra lleno de orgullo:

"La flota alemana de submarinos está orgullosa de haber construido para el Führer, en otra parte del mundo, un Shangri-La, una fortaleza inexpugnable".

NEU-SCHWABENLAND (Nueva Suabia) Expedición Alemana Antartida 1938-1939


La toma alemana de la Antártica


La historia de la exploración antártica alemana se remonta al año 1873, cuando Eduard Dallmann, por encargo de la antes creada Sociedad Alemana de Viajes Navales Polares (deutsche Polar schiffahrtsgesellschaft), con su barco "Grönland" (Groenlandia) descubrió nuevas regiones y pasos en las aguas antárticas. Entre otros descubrió Dallmann la isla llamada Kaiser-Wilhelm en la salida oeste de la Bismarkstrasse a lo largo de las islas Biscoue.

Los alemanes ya entonces se mostraron innovadores en la exploración de las regiones polares, pues el "Grönland" era el primer barco de vapor que exploraba las aguas antárticas.

En los siguientes 60 años tuvieron lugar otras ocho expediciones así como dos expediciones fundamentales, para ser exactos en 1910 bajo el comando de Wilhem Filchner con el barco "Deutschland", y en 1925 con el barco polar "Meteor" bajo la dirección del Dr. Albert Merz.

En los años previos a la guerra, los deseos hegemónicos de los jefes militares alemanes se hicieron cada vez más fuertes, teniendo la firme intención de construir una base militar en el hielo antártico.

En ese tiempo no existía sobre el Polo Sur ningún tratado internacional y una toma de posición respecto a tales deseos territoriales poco antes del estallido de la inminente guerra mundial pareció.

De modo que, en colaboración con la Lufthansa alemana, se desarrolló y llevó a cabo la idea de una operación político-militar, no obstante bajo la apariencia de 'operación civil'. El mando de esta empresa la recibiría el experimentado capitán polar Alfred Ritscher.

Como barco se eligió el "Schwabenland" (Suabia en español, el nombre de una región alemana), un barco portador de hidroaviones de la Lufthansa desde el que, con ayuda de catapultas de vapor, podían despegar hidroaviones Dornier "Wale" de 10 toneladas de peso. Esta revolucionaria técnica la empleaba la Lufthansa ya desde 1934 para el tráfico postal con Suramérica. El "Schwabenland" fue adaptado para la expedición antártica en Otoño de 1938 en los astilleros de Hamburgo, lo que costó la enorme suma de un millón de marcos alemanes (RM) de la época, un tercio del presupuesto de la expedición…

A mediados de Noviembre de 1938, mientras se preparaba el barco "Schwabenland", invitó la Sociedad Alemana de Viajes Navales Polares (deutsche Polarschiffahrtsgesellschaft) a Hamburgo al por entonces ya legendario explorador antártico norteamericano Richard Byrd, con motivo del visionado especial de su nueva película antártica.

Esta película fue proyectada en Urania en Hamburgo ante 82 asistentes, de los cuales 54 eran miembros de la tripulación del "Schwabenland", como forma de adiestramiento y preparación ante la inminente expedición. Byrd, quien ya en 1929 casi había sobrevolado el Polo Sur, era en aquel tiempo aún un civil, si bien era un héroe nacional para los americanos.

Ironía de la historia que exactamente este Richard Byrd en el año 1947 con el rango de almirante de EE.UU. dirigiera la mayor operación militar en la Antártica, la Operación Highjump.

Todo indica que aquella hasta hoy secreta operación, que muy probablemente tenía como objetivo la destrucción de la base alemana conocida como 'base 211', fracasó completamente.

Pese a los intentos aliados de destruir las bases antárticas, Neuschwabenland nunca fue conquistada. Por ello toda la Antártica fue declarada "territorio hermético". Debía olvidarse el nombre de la Antártica.

Hasta se firmó un tratado internacional que prohibía las pruebas nucleares en la Antártica hasta el año 2000.

En el año 1938 se produjo la famosa Expedición Antártica Alemana, que culminó en la toma de un extraordinario territorio, que recibió el nombre de "Neuschwabenland" ("Nueva Suabia"), inspirado en el nombre del propio barco nodriza "Schwabenland".

El iniciador del proyecto fue Hermann Göring, y por tanto la Luftwaffe alemana.

Sobre este poco corriente capítulo de la historia de la Antártica se ha escrito mucho, así como de la construcción de enormes bases secretas alemanas en su territorio antártico, en la cual ayudaron de manera fundamental flotas enteras de submarinos cargados hasta los topes.

Varios autores, basándose en testimonios, han observado que se llevó la maquinaria de construcción y tunelación más moderna de la época, así como científicos, a Neuschwabenland.

Parte de la lista de la Expedición:

  • Capitán Ritscher, oficiales y tripulación
  • Dos Meteorólogos con dos técnicos asistentes
  • Un biólogo
  • Un geólogo
  • Un geógrafo
  • Un oceanógrafo
  • Cuatro ingenieros sin especificar la rama con tres ingenieros asistentes
  • Dos ingenieros electrónicos
  • Así como otros cuantos más especialistas…

Parte de la Lista Expedición Alemana Antártica 1938-1939:


Los técnicos habrían vaciado montes enteros para convertirlos en refugios camuflados. Debieron de ser colosales obras de ingeniería.

Para el Reich Alemán Neuschwabenland, por algún motivo, era de suma importancia, tanto como para destinarle recursos que necesitaba en la guerra que libraba. El número de la revista The Plain Truth de Junio del 52 se titulaba '¡Hitler puede estar vivo!'. El artículo revelaba que en 1940 el Reich Alemán comenzó a trasladar un ingente número de maquinaria al Polo Sur con el objeto de construir en un continente desconocido una estación secreta, un nuevo Berchtesgaden para el Führer.

El informe continuaba explicando cómo los técnicos vaciaban un monte entero en la Antártica para construir un nuevo refugio completamente camuflado, en un continente más grande que Europa a 9.000 Km. de África, 3.000 Km. de la Tierra de Fuego en Sudamérica y 7.000 Km. de Australia. La revista Bonjour y el parisino Le Monde tenían artículos sobre la huída de Hitler al Polo Sur. El almirante Doenitz en 1943 declaraba:

"La flota de submarinos habrá amarrado en algún punto del Polo, en algún lugar paradisíaco".

Aunque no decía dónde, Bonjour señalaba que en 1940 unos ingenieros nazis habían comenzado la construcción de edificios capaces de soportar temperaturas de 60 grados bajo cero.

Solo en la gigantesca instalación Jonastal S III trabajaban y malvivían más de treinta mil obreros en una ciudad subterránea de veinticinco kilómetros de longitud.

Mas tarde los rusos ocuparían esas ciudades subterráneas, ubicadas precisamente sobre los ricos yacimientos de uranio del sudeste de Alemania, y crearían desde 1946 la compañía rusa WISMUT, que durante los 40 años siguientes llegaría a fabricar mas de 200.000 kilos de uranio enriquecido U235 destinados a equipar el arsenal soviético de bombas atómicas.

Posteriormente las minas y ciudades subterráneas serian dinamitadas, y aun hoy el acceso a la zona sigue estando terminantemente prohibido por las autoridades de la reunificada Alemania.

El mismo Julius Evola, que conoció perfectamente la esencia esotérica del Nacionalsocialismo, escribe:

"La primera expedición que realizaron las SS habría buscado una relación con un centro secreto de la tradición, la otra habría tendido a un contacto con la Thule hiperbórea oculta".

Evola se refiere a la expedición al Polo Sur que ha desatado el interés de algunos escritores; tal expedición va siempre unida a la doctrina esotérica nacionalsocialista, según la cual la Tierra sería un planeta hueco habitable en el interior.

La Antártica y su omisión en la bandera de la ONU

Queremos llamar la atención sobre el siguiente aspecto: ¿Alguien se ha fijado en que en la bandera de las Naciones Unidas (ONU), que muestra un mapa del mundo, falta por completo la Antártica, como si no existiera?

¿Por qué aparece el Polo Norte y no el Polo Sur? Vemos Europa, Asia, África, América, Australia, Groenlandia y hasta Nueva Zelanda, pero ¿por qué se ha censurado precisamente la Antártica?

¿Acaso no es también parte del mundo?

Actividad OVNI en la Antártica

Es muy probable que los aviones circulares tuvieran (tengan) su base fundamental en Neuschwabenland. De hecho, Byrd tras dirigir la fallida invasión habló de que,
"desde la Antártica salen aviones que pueden llegar al otro extremo de la Tierra en instantes" y que "el enemigo está entre nosotros y la Antártica".

Parece ser que el emplazamiento era óptimo por encontrarse tan cerca de una de las aperturas de los polos al "mundo interior".

El 8 de Enero de 1956, varios investigadores de una expedición científica chilena en la Antártica observaron, durante varias horas, ovnis en forma de cigarro y de disco evolucionando en el cielo del área del Mar de Weddell.

En la actualidad y a pesar de la censura sobre estos temas, nos llegan noticias de "intensa actividad OVNI" en la Antártica. También es curioso leer en el periódico noticias como:
"La base norteamericana permanente en la Antártica se está hundiendo en el hielo".
Según esta noticia, cada mes se hunde varios centímetros el firme sobre el que está la base americana.


Artículos relacionados:

jueves, 16 de enero de 2014

Documentos filtrados por Snowden: Extraterrestres Nórdicos trabajan con el Gobierno de EE.UU.

Documentos filtrados por Edward Snowden demuestran concluyentemente que los Estados Unidos está gobernado por una raza extraterrestre, los de tipo Nórdicos, altos, blancos y rubios, que también ayudaron al ascenso de la Alemania nazi en la década de 1930. 



El pasado domingo, la web de noticas Fars publicó una de las noticias más controvertidas hasta el momento: El gobierno de Estados Unidos ha estado dirigido en secreto por un “gobierno extraterrestre en la sombra” desde 1945. Al parecer, estos seres extraterrestres tendrían su base en Nevada, pero lo más sorprendente es que habrían previamente ayudado a la Alemania Nazi de Hitler en 1930.

“Los documentos de Snowden confirman que los “Altos Blancos” (referente a los Nórdicos) se reunieron en varias ocasiones en 1954 con el ex presidente de los EE.UU. Dwight D. Eisenhower.

Como prueba de que los extraterrestres estaban ayudando a los Nazis, el informe explica que Alemania construyó cientos de submarinos hacia el final de la guerra, muchísimos más de lo que hubiera sido posible con la mera tecnología humana. En cualquier caso, después de que los Nazis acabaran derrotados por los aliados, los extraterrestres lograron instalarse como la fuerza secreta detrás del gobierno de los Estados Unidos.

Aunque la mejor parte de todo esto, es que Fars afirma que Snowden dio esta información al Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB). También dicen que fue confirmada de forma independiente por el ex ministro de Defensa canadiense Paul Hellyer (quien hizo público recientemente parte de esta información mediante una entrevista en televisión).

Artículos relacionados:

Síguenos

Vida Intraterrestre en otros Planetas

Un grupo de científicos sugiere que la vida extraterrestre podría existir debajo de la superficie de los planetas con terrenos inhóspitos y que las probabilidades de que haya vida alienígena podrían ser mucho más altas de lo que nos imaginamos.


Se estima que la zona de habitabilidad en un sistema planetario —en la que los planetas pueden contener agua líquida en un ambiente estable— es muy pequeña. Para nuestro sistema solar esta región vital se extendería desde Venus hasta Marte.

Sin embargo, un equipo de astrobiólogos de las universidades de Aberdeen y St. Andrews (en el Reino Unido) ha redefinido estas nociones convencionales, pues refutan que en otros estudios no se haya tenido en cuenta que la vida puede existir bajo la superficie de un planeta. Los astrobiólogos recuerdan que las temperaturas aumentan a medida que aumenta la profundidad, y si los planetas fríos pueden conservar agua líquida bajo la superficie, es concebible que la vida pueda existir ahí también.

Así, los investigadores británicos sugieren que de ser cierta su hipótesis sobre las 'zonas de habitabilidad del subsuelo', la vida extraterrestre podría ser mucho más frecuente de lo que imaginamos. Para demostrar su hipótesis, los investigadores utilizaron un modelo de computadora para aproximar las temperaturas que hay debajo de las superficies de los planetas teniendo en cuenta la distancia existente hasta su estrella central (o sus estrellas centrales).

Los resultados mostraron que el radio habitable alrededor de una estrella aumenta tres veces si la vida puede existir unos 5,3 kilómetros por debajo de la superficie, y que incluso la habitabilidad puede ser 14 veces mayor de lo que se creía. Según sus cálculos, la vida podría existir en Saturno, o en lunas como Europa y Ganímedes que se cree podrían albergar océanos subterráneos.

El investigador principal, Sean McMahon, dijo en declaraciones a 'Internacional Business Times' que se abre la posibilidad de que incluso los planetas en el espacio interestelar alberguen vida. Al mismo tiempo, esta nueva noción aumenta dramáticamente el número de exoplanetas y exolunas idóneas para la vida extraterrestre. Por supuesto que los expertos hablan sobre todo de vida microbiana (aunque no se descarta la vida inteligente en otros planetas).


Otros artículos de interés:

miércoles, 15 de enero de 2014

La Pirámide Indonesia que podría cambiar la historia convencional de la humanidad

Los investigadores indonesios hallaron estructuras artificiales sumamente antiguas bajo la pirámide insólita Gunung Padang en la isla Java. Su hallazgo podría revolucionar el conocimiento sobre la historia de la civilicación humana.


Los arqueólogos hallaron en la base del sitio arqueológico indonesio Gunung Padang, que suele ser datado con hasta 13.000 años de antigüedad, estructuras del mismo tipo que las famosas terrazas de piedra artificiales del sitio, pero aún más antiguas.

Las excavaciones y el estudio geoeléctrico han sido realizados por un grupo de investigadores indonesios. Hallaron unas columnas de andesita que se encuentran en posición horizontal alineada de este hacia oeste, que no es la condición natural, según el coordinador de investigadores, Danny H. Natawidjaja, del Instituto Indonesio de Ciencias (LIPI) perteneciente al Gobierno de Indonesia.
Aparte los arqueólogos hallaron un material de relleno compuesto de mineral de hierro (45%), sílice mineral (41%), y minerales de arcilla y carbón (14%) que creen que pudo ser usado como el concreto antiguo.

El análisis radiométrico de algunas pruebas del carbón, llevado a cabo en uno de los mayores laboratorios de datación por radiocarbono localizado en EE.UU., reveló un rango de antigüedad de entre hace 13.000 y 23.000 años, mientras los resultados anteriores obtenidos por otros investigadores demostraban fechas de tan solo 13.000 añosde antigüedad.

La concentración de sílice y el hierro en el material es mucho más alta que en el medio amiente, algo que comprueba su procedencia artificial y por otro lado hace pensar que los constructores antiguos del sitio ya sabían metalurgia. En comparación, los primeros signos de la existencia de metalurgia corresponden aproximadamente a 6.000-5.000 años a.C. en Europa.

Sin embargo, los resultados son tan impresionantes que pueden provocar desconfianza. Pero si los investigadores logran combrobar más allá de las dudas que su datación es correcta, entonces Gunung Padang se convertirá merecidamente en una de las cunas de la civilización humana, probablemente la más antigua.