viernes, 10 de marzo de 2017

Confirman que dos cráneos encontrados en China pertenecen a una enigmática especie humana

Entrada a la cueva de Denísova, lugar donde fueron encontrados los primeros restos de 'denisovanos'.

Una nueva investigación concluye que dos cráneos encontrados en China en 2007 pertenecen a 'hombres de Denísova', una especie de homínidos de la que apenas se sabe nada.

Un grupo de arqueólogos halló en 2007 fragmentos de dos cráneos humanos de hace 105.000–125.000 años en el yacimiento paleolítico de Linjing, ubicado cerca de la ciudad china de Xucháng.

Tras someter los restos a varios análisis, un equipo de científicos ha revelado ahora que los restos pertenecen, probablemente, a 'denisovanos', una enigmática especie humana de la que no se sabe casi nada. La investigación fue publicada el pasado 3 de marzo en la revista 'Science'.

Los denisovanos, también conocidos como 'hombres de Denísova', son una especie aún bastante misteriosa para la ciencia. Se sabe que vivieron en Siberia y que, probablemente, proceden de una separación de la rama del árbol genético de la especie humana que dio origen a los neandertales, hecho que sucedió hace 300.000 años.

Los denisovanos deben su nombre a la cueva de Denísova, situada en las Montañas de Altai, en Siberia, lugar donde fueron encontrados los restos y que pudiera servir como refugio a estos homínidos.

En una ocasión anterior, un equipo de científicos ya demostró que el ADN del hueso de un dedo de hace 50.000 años encontrado en aquella cueva contenía una secuencia genética inusual, por lo que concluyeron que se trataba de una forma de humanos antiguos no descritos hasta la fecha.


Otros artículos de interés:

Síguenos


Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

Descubren una colosal estatua del faraón Ramsés II en Egipto


Un grupo de arqueólogos alemanes y egipcios ha descubierto este jueves bajo el lodo de un suburbio de El Cairo dos estatuas de faraones de gran tamaño de aproximadamente 3.000 años de antigüedad.

El Ministerio de Antigüedades egipcio lo ha descrito como uno de los mayores hallazgos de la historia, informa la agencia Reuters.

Los investigadores creen que una de las estatuas representa a Ramsés II (apodado 'El Grande'), uno de los faraones egipcios más importantes, que gobernó el país entre 1279 a. C. y 1213 a. C.


De momento, han podido recuperar el busto y varios fragmentos de la cabeza de la estatua, que mide 8 metros de altura y está hecha de cuarcita.

El descubrimiento se produjo cerca del sitio de excavación del templo de Ramsés II, que se encontraba en el antiguo centro religioso y astronómico de Heliópolis, situado actualmente en uno de los suburbios de la capital del país. En su momento, el templo fue uno de los más grandes del Antiguo Egipto .

La segunda estatua es de caliza y representa al nieto de Ramsés II, el faraón Seti II, que gobernó entre 1200 a. C. y 1194 a. C.

Los arqueólogos continúan buscando más fragmentos de las estatuas, a las que someterán a un proceso de restauración antes de exponerlas.





Otros artículos de interés:

Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

jueves, 9 de marzo de 2017

Consiguen crear por primera vez cristales en “cuatro dimensiones”


El hallazgo podría aplicarse para mejorar sistemas de almacenamiento o transferencia de información en ordenadores cuánticos. "Esto abre la puerta a un nuevo mundo de fases de no equilibrio", afirman los investigadores

En el año 2012, el físico y laureado Nobel del MIT Frank Wilczek especulaba con la posibilidad de crear cristales del tiempo, cuya estructura interna se repitiese en cuatro dimensiones. En un cristal típico, los átomos o moléculas están dispuestos en patrones que se repiten de forma regular en el espacio tridimensional, de manera similar a un enrejado.

El físico pensó que sería posible crear una estructura como la del cristal en el tiempo, lo que en términos de relatividad sería la cuarta dimensión. En lugar de repetir periódicamente filas de átomos, un cristal temporal presentaría un movimiento repetitivo.

Obviamente, muchos físicos se mostraron escépticos, argumentando que un cristal de tiempo cuyos átomos podrían circular para siempre, y sin necesidad de energía adicional, equivaldría a una máquina de movimiento perpetuo, algo prohibido por las leyes de la física.

Así crearon los cristales del tiempo

Un equipo de Berkeley ha logrado crear cristales en el tiempo, publicando un método que otros dos equipos ya han seguido con éxito. Para conseguir un cristal de este tipo, se necesitó de una fuerza externa (como un pulso láser), capaz de invertir el giro magnético de un ion del cristal, que a su vez, invierte el giro del siguiente, y así sucesivamente. Esto hace que el sistema establezca un patrón que se repite en un movimiento que no para.

Evidentemente, hay varios factores a tener en cuenta, como que tras el primer giro, el sistema se debe cerrar, de manera que sea imposible que pierda energía con el medio exterior. Por otra parte, este fenómeno necesita muchas partículas y muchas interactuaciones para que se sincronice todo de forma colectiva, algo que no es precisamente sencillo.

Con todo esto, los cristales temporales son más que una extraña curiosidad: representan la forma más simple de un nuevo estado de materia que los físicos sólo han comenzado a explorar, pero que podrían tener implicaciones enormes para construir qubits estables en la computación cuántica.

Los resultados de sus investigaciones acaban de ser publicados en el último número de la revista Nature.


martes, 28 de febrero de 2017

No sabemos si la cámara mortuoria es de Nefertiti o de otra mujer, pero está llena de tesoros


A primeros de noviembre del año pasado, el país de los faraones anunciaba un análisis con radares de la tumba de Tutankamón para determinar si a su lado se encontraba oculta una cámara secreta.

Un mes después, orgulloso, Mamdouh El Damaty, ministro de Antigüedades, aseguró que, como se preveía, se había encontrado otra tumba detrás de la cámara funeraria del joven faraón. Las posibilidades de que este hallazgo fuera correcto se acercaban a un "90 por ciento".

En una entrevista concedida a ABC, El Damaty señaló que en su opinión, lo más probable era encontrar "una cámara mortuoria intacta". El egiptólogo británico Nicholas Reeves, que lleva la investigación, señaló, por su parte, que la cámara pertenece a la reina Nefertiti. Sin embargo, El Damaty, abrió el abanico a otras posibilidades. Ahora, toca esperar. Pero no mucho.

El ministro de Turismo de Egipto, Hisham Zaazou, confirmó que finalmente el anuncio se hará en abril. "Será un 'Big-Bang', el descubrimiento del siglo XXI". Y precisó algunos datos más acerca del hallazgo. Una de las opciones que se barajaba, aparte de la cámara mortuoria intacta, era una habitación vacía. No está vacía. "Está llena de tesoros", señaló el ministro.

"Reeves encontró una pared detrás de la tumba de Tutankamón que lleva a una habitación en la que se ha comprobado que hay metales, piedras... Está llena de tesoros. Ahora, con cámaras especiales hay que observar…Si aparecen los tesoros, se abrirá. Estamos trabajando en ello y en abril tendremos noticias y las anunciaremos al mundo".

Todavía se debate a quién pertenece la cámara, pese a la hipótesis de Reeves. "No se sabe si es Nefertiti u otra mujer... pero sí hay un tesoro. Será un momento histórico", se entusiasma Zaazou. Otros expertos egipcios señalan que la tumba podría ser de Kiya, segunda esposa de Akenatón y madre de Tutankamón, o de Meritatón, fruto del matrimonio con Nefertiti.

El valor de hallazgo tiene que ver con que "muchas tumbas que descubrimos fueron descubiertas por otros y robadas, pero las que están intactas son las de Tutankamón, que se descubrió en 1922 por Howard Carter y este hallazgo, que será como el anterior. No fue abierta por miles de años, imagina lo que habrá allí", explicó el ministro.

Pero además, daría muchas respuestas acerca del Antiguo Egipto. Tal vez se obtengan más datos acerca del reinado de Akenatón y su intento de crear, por primera vez en la historia de la humanidad, una religión monoteísta en la que solo se adorara al dios Atón, o se arroje más luz acerca del papel (determinante o inexistente) de Nefertiti en la política y la religión. O tal vez sirva para ampliar los increíbles tesoros de Tutankamón.

Aparte de este hallazgo, Egipto también trabaja en las Gran Pirámide. "Un equipo de japonenes, canadienses y egipcios aseguran que allí también hay cámaras secretas que no fueron descubiertas", adelanta Zaazou. El anuncio, también se hará en breve.


Otros artículos de interés:

Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

miércoles, 22 de febrero de 2017

La Nasa anuncia el descubrimiento de siete planetas similares a la Tierra


La NASA ha encontrado siete planetas orbitando una única estrella, según ha informado la NASA en una rueda de prensa. La agencia espacial estadounidense ha informado también de que tres de ellos presentan una alta similaridad con la Tierra y se encuentran en la zona de habitabilidad.

El descubrimiento establece un nuevo record en el hallazgo de planetas potencialmente habitales hallados en torno a una misma estrella fuera de nuestro sistema solar. Según la NASA, los siete exoplanetas podrían contar con agua líquida bajo unas determinadas condiciones atmósfericas, y el hecho de encontrarse en la zona de habitabilidad aumenta las probabilidades.

“Responder a las preguntas de si estamos solos es algo urgente desde el punto de vista científico y encontrar tantos planetas como estos por primera vez en la zona habitable supone un paso enorme en la consecución de ese objetivo”.

En el acto han intervenido Thomas Zurbuchen, del Directorio de Misiones Científicas de la NASA, Michael Gillon, astrónomo de la Universidad de Lieja, Sean Carey, director del Centro Spitzer de Ciencia que la NASA tiene en Caltech, Nikole Lewis, astrónomo del Instituto de Telescopios Espaciales de Baltimore y Sara Seager, profesora de ciencia y física planetaria en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

La parte sustancial del hallazgo se ha dado conocer en un artículo de Nature, embargado hasta la hora de comienzo del evento, pero todas las conversaciones previas apuntaban a que el descubrimiento llevado a cabo por la agencia espacial estadounidense tenía que ver con los exoplanetas.

¿Qué son los exoplanetas?

Estos son llamados también planetas extrasolares porque orbitan una estrella diferente al Sol y, por lo tanto, no forman parte del sistema solar. Aunque habían estado entre las suposiciones de los astrónomos durante muchas décadas, la primera detección confirmada fue llevada a cabo en 1992, cuando se hallaron varios planetas con masa orbitando un púlsar.

Desde 1995, cuando se produjo la primera detección de un planeta orbitando una estrella propiamente dicha, Dimidio, los científicos no han dejado de descubrir exoplanetas. La mayor parte de ellos son gigantes gaseosos, pero entre los más de 500 localizados se encuentran algunos que podrían ser comparables a la Tierra, tanto en tamaño como en composición y condiciones.

La sonda Kepler de la NASA no ha dejado de detectar, desde su puesta en funcionamiento en 2010, exoplanetas con características similares a las de nuestro planeta. El más similar a nuestro planeta localizado hasta ahora es Kepler 438b, descubierto en 2015 y considerado hasta ahora el mejor candidato para albergar vida extraterrestre. Su índice de similaridad con la Tierra es del 88% y se encuentra en la zona de habitabilidad.

Pero a Kepler 438b le ha salido un duro competidor en los últimos años: KOI-4878. Presenta un 98% en el índice de similaridad con la Tierra. Hasta ahora, el telescopio Kepler de la agencia estadounidense sólo había podido observar cuatro de sus tránsitos. El último de ellos estaba previsto para octubre de 2016.

¿Qué nos atrae de KOI-4878? Que es un planeta de tamaño similar a la Tierra y que orbita una enana amarilla, es decir, una estrella un poco más grande que el Sol, pero menos masiva. Los astrónomos piensan, además, que presenta una temperatura similar a la de nuestro planeta y que su órbita, de 449 días, lo sitúa en la zona de habitabilidad.

Hay todavía un dato importante más: los científicos creen que su menor densidad respecto a la Tierra puede deberse a la presencia de agua en su superficie. Si se confirma que es un planeta océano, las probabilidades de que albergue vida serían las más altas barajadas hasta la fecha.



Otros artículos de interés:


Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu